Un alumno y un docente de la Universidad Nacional del Sur (UNS) junto con un técnico, idearon una lámpara que permite detectar el aumento de monóxido de carbono (CO). Se trata de una innovación que podría salvar vidas, ya que este gas es altamente peligroso porque no es percibible a través de los sentidos: carece de olor, sabor y color, y no irrita los ojos ni la nariz.

Si bien existen sensores o alarmas comerciales de CO, la realidad es que las personas no los adquieren. Es por eso que a la hora de crear este velador se tuvo en cuenta generar un producto que sea más atractivo y competitivo económicamente.

“Nuestro proyecto incorpora una función de prevención a un artículo comercial pretendiendo llevar seguridad a los hogares. El velador cumple las funciones de una lámpara de cama moderna y al mismo tiempo monitorea el aire de la habitación, y, en caso de percibir el monóxido de carbono, comienza a encenderse y apagarse, emite un sonido, prende un LED rojo”, explicó Luis Maenza, ingeniero y docente de la UNS, a Diario Hoy.

El velador posee un sensor interno que está continuamente en stand-by, censando la cantidad de CO del aire. Si detecta CO inmediatamente comienza un proceso de análisis interno que permite determinar la concentración del mismo”, aclaró Maenza.

El equipo también funciona con pilas, y la fabricación de la carcasa se realizó en impresión 3D para lograr un diseño variado y personalizado.

Según las estadísticas, los accidentes por intoxicaciones con CO son producidos en un 87% por calefones, 8% por calefactores y 5% por cocinas.