Mientras leemos que los científicos nacidos en estas tierras son noticia por colgar satélites propios en el espacio, por descubrir una bacteria para regenerar suelos contaminados o por descifrar la partícula de Dios, hay otros que en las mesas frías de los laboratorios descubren la manera de curar, ni más ni menos, que el cáncer.

En este laboratorio se estudian no sólo las características generales de diversos tumores sino que se hace fuerte hincapié en la relación de éstos con el sistema inmune. Basándose en ello, han creado una prometedora vacuna contra el melanoma (un tipo de cáncer de piel) que ha superado con éxito la fase I de estudios clínicos.

Para empezar, recordemos que una vacuna es un medicamento que refuerza las defensas del organismo aprovechando la capacidad de éste de adaptarse y generar componentes defensivos. A fin de lograrlo, la solución se apoya en la misma causa del problema, ya que las vacunas inoculan dentro del cuerpo al agente que provoca la enfermedad para estimular al sistema inmune a la creación de estos componentes. La única diferencia es que el agente inoculado se encuentra inactivado para cumplir su función patógena.

El trabajo de este grupo de científicos dirigido por el doctor José Mordoh, consiste en hacer algo similar pero con células de melanoma que obtuvieron de las biopsias a pacientes, cultivaron e inactivaron con rayos gamma. Estas células, combinadas con la vacuna BCG y el medicamento Molgramostim, conformaron la vacuna, y la misma logró superar exitosamente la fase I de ensayos clínicos, donde el 70 por ciento de los pacientes tratados con la droga luego de la extirpación quirúrgica del tumor no volvieron a presentar la enfermedad, siendo la recaída un lugar común para este tipo de tumores.

Para lograr la aprobación por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de este medicamento, a fin de poder ser distribuido, debe superar la fase II/III de ensayos, en la cual de 108 pacientes, un 70 por ciento será tratado con la vacuna y 30 por ciento con la mejor terapia disponible hoy en el mercado, el interferón alfa. En este ensayo, entonces, se contrastarán los resultados de ambas drogas y, de comprobar su eficacia, podrá ser aprobado. Actualmente el grupo ha logrado reclutar a 15 pacientes, y la convocatoria sigue abierta.

El grupo se formó hace 15 años por iniciativa del Dr. Mordoh, y es apoyado por la Fundación Cáncer (FUCA) y la Fundación Sales, además de contar con subsidios de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y del Instituto Nacional del Cáncer. El equipo está compuesto por investigadores del CONICET.