El mecanismo consiste la utilización de un avión cargado con bombas de semillas que son lanzadas en zonas de difícil acceso y con alto índice de desertificación, como lo es la Cuenca El Morro, informó la Agencia de Noticias del Estado Provincial.

La acción forestal forma parte del plan ambiental que desarrolla la provincia a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Parques.

Las “bombas verdes” se componen de arcilla, tierra, compost y semillas y son elaboradas por trabajadores de la cartera ambiental y beneficiarios del Plan de Inclusión Social, quienes han producido 50 mil unidades, que darán vida y cobertura vegetal con árboles de caldén, algarrobo, entre otras especies autóctonas.

Cada bomba contiene un “suelo artificial” cultivado con semillas, que buscará incrementar la cantidad de árboles dentro de la Cuenca del Morro, y de esta forma contribuir a la reforestación de los sectores diezmados, frenar el avance de los procesos erosivos ya sea eólicos como fluviales, como así también contribuir a reducir el desbalance hídrico que afecta la zona.

La forestación aérea contempla dos vuelos antes de que finalice el año. La segunda siembra se realizará con unas 45.000 bombas que tendrán como destino otras 35 hectáreas.