El fuego, que comenzó en la tarde del jueves en el Parque Nacional Los Alerces, consumió en algunas horas alrededor de 1.100 hectáreas, la misma cantidad que se vio afectada en marzo del año pasado pero en varios días. Hoy trabajan siete unidades aéreas, cerca de 200 personas y siete aviones hidrantes estaban colaborando con varias dotaciones de bomberos que batallaban contra el fuego. No había personas heridas

Daniel Crosta, el intendente del Parque, aclaró que el clima no ayuda, ya que las altas temperatuas, vientos y la sequedad del ambiente hacen que el fuego se propague sin control.  “El incendio continúa su desarrollo hacia las cumbres del cordón Situación y va avanzando hacia el bosque alto de lengas del valle cerro Cocinero y del arroyo Cascada”, informo a la prensa Gabriel Bauer, biólogo del Parque, destacando que “no se extendió hacia la ruta, ni hacia los sectores poblados”.

La gestión de la emergencia está a cargo del Parques Nacionales y el Servicio Federal de Manejo del Fuego que, junto a Chubut y municipios vecinos, organizaron a los cientos de brigadistas y asistentes, medios aéreos, equipamiento terrestre y todos los recursos en uso ante el fuego.

Este domingo, se registra una jornada con vientos del oeste de 25 a 35 kilómetros por hora, con ráfagas más fuertes, y se espera una temperatura máxima cercana a los treinta grados, sumado a una humedad del 40 por ciento, tornan muy complicado el panorama para la lucha contra el fuego.

El Intendente del Parque aclaró que “no está definida la cantidad exacta de hectáreas afectadas, ya que los números que se manejan son a través de imagen satelital “vamos a saber cuando el fuego esté más tranquilo y lo podamos recorrer en su perímetro. En un solo día quemó lo que se incendió en varios días en marzo del año pasado” 

Es que el año pasado, el incendio forestal quemó 1.300 hectáreas en un sector similar sobre la ladera del Cordón Situación. En esta ocasión ya suman 1600 hectáreas las afectadas. Crosta aseguró que se trata -una vez más- de un incendio intencional, ya que es una zona donde no hay senderos, donde no andan los turistas y hay una pendiente muy pronunciada.

“Hay que andar agachado, caminando por lugares con mucha dificultad, es una zona de mucha caña, ñires, ciprés es difícil desplazarse. No me cabe la menor duda ya lo vengo diciendo desde hace tiempo que acá hay que agarrar el toro por las astas y tratar de buscar los responsables”, puntualizó.

Por su parte, el titular provincial de Defensa Civil Pablo Lapitzondo explicó que hoy la tarea está orientada a “salvaguardar la vida de todas las personas, ya que tenemos una población cerca de la ruta 71”, señalo el funcionario y manifestó que desde Defensa Civil se prepara el trabajo para “ante cualquier emergencia pedir la colaboración de la población para que se evacuen rápidamente”

Por otro lado se comunica que los sectores públicos y servicios turísticos, como cabañas, hosterías, lugares de campamento, excursiones y senderos, se encuentran todos habilitados, excepto los que están siendo afectados por el incendio.