También llamado el Día de Sobreexplotación de la Tierra, el fenómeno de consumo previsto agotado ocurre todos los años cada vez en fechas más anticipadas. El año pasado dichas ONGs lo registraron el 22 de agosto.

Esta fecha comenzó a ser determinada desde 1970, cuando el día de sobreexplotación fue el 29 de diciembre y, desde ese año, la fecha se va anticipando, señaló la agencia Ansa.

“Todos vivimos, individuos y comunidades, como si tuviéramos poco más de una Tierra y media a disposición”, recordó la plataforma estadounidense Global Footprint Network que organiza esta iniciativa y calcula cada año la huella ecológica (es decir, el consumo por parte de la población) y biocapacidad.

Este año se calculó un aumento del 6,6% en la huella de carbono y una disminución del 0,5% en la biocapacidad forestal a nivel global, en comparación con el año anterior.

Según algunas estimaciones, para posponer la fecha, una reducción a la mitad de las emisiones globales de carbono se necesitaría para desplazar el Earth Overshoot Day Tierra en 93 días, o sea, más de tres meses.

Y con motivo del Día de la Sobreexplotación de la Tierra, hoy se lanza la campaña de los “100 días de Posibilidad“, con propuestas de soluciones para restablecer el equilibrio, dado que 100 son los días que restan hasta la Cop26, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático que se celebrará en Glasgow del 31 de octubre al 12 de noviembre próximo.