Fotos Télam
 
La organización Tupac Amaru, que dirige la la diputada provincial de Jujuy Milagro Sala, festejó el ritual de Capac Raymi, una celebración también conocida como la Fiesta Mayor del Sol que se lleva a cabo todos los años en la capital provincial. El encuentro contó con la presencia de integrantes de comunidades de Pueblos Originarios de Jujuy, Chaco y Tucumán, y dirigentes del Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular (FUyO).
 
La celebración milenaria tiene sus orígenes en las culturas andinas de Sudamérica y representa el culto al Tata Inti (Padre Sol), considerado una deidad trascendente como el dador de toda vida sobre la tierra. Los pueblos originarios andinos festejan este inicio del nuevo ciclo agrario, con el solsticio de verano, durante el cual una nueva vida empieza a germinar.
 

Con los primeros rayos del sol, los asistentes al Capac Raymi se formaron de cara al astro en las inmediaciones de la réplica del Templo de Kalasasaya del barrio de la Tupac Amaru, en Alto Comedero. Luego se hicieron ofrendas, acompañadas por el fuego como elemento central, y en un círculo comunitario, empezaron los pedidos y agradecimientos al Tati Inti.

 
Sala destacó que “estas celebraciones se deben rescatar del olvido; hacerlas con alegría y ponerle mucho compromiso militante. Ha sido un año muy difícil y de mucho trabajo. Estamos cerrándolo con respeto y compromiso hacia la mamita Pachamama y al Tata Inti. Este ciclo nuevo que comienza nos debe encontrar con mayor fortaleza y alegría para seguir trabajando por los jujeños”, señaló la dirigente social.
 
El amauta boliviano Alipio Cuila, quién junto a Mama Quilla, desde hace años son los guías espirituales de la Organización Tupac Amaru declaró: “Hemos heredado este ritual de nuestros abuelos. Y así siempre nos comunicamos con las energías del mundo celestial, el terrenal, el mundo de abajo y el del más allá donde están nuestros ancestros. “Agradecemos al Tata Inti, a Mama Quilla y a los cuatro elementos que son el aire, la tierra, el fuego y el agua, formadores de nuestro ser”, remarcó.
 
Por su parte, la representante del pueblo colla y también diputada provincial del FUyO, María Ester Mamaní dijo: “esta es la fiesta de la abundancia y la reciprocidad y estamos agradeciendo por los frutos que nos dio la Pachamama. Éste ha sido un año de aprendizajes, de recibir y transmitir conocimientos que no teníamos en lo político”.
 
En un balance del primer año de trabajo legislativo, Mamaní manifestó que “representar a los pueblos originarios en una provincia tan multicultural ha sido difícil y satisfactorio. Hemos logrado coincidir con otros dirigentes que todavía no estaban convencidos de este espacio logrado por las comunidades originarias. También presentamos varios proyectos de ley referidos a la problemática aborigen. Hay que recordar que somos cerca de 200 comunidades que venimos luchando hace mucho tiempo”, ponderó.