Por Sonia Renison. Fotos: Mintur y archivo Infomedia.

 

El carnaval es una de las más genuinas manifestaciones de la cultura en el país y en el mundo y este fin de semana extra large se vive en mas de 150 localidades como Carnaval Federal de la Alegría. El final de verano pronostica altos porcentajes de reservas hoteleras y se prevé un crecimiento respecto del año pasado, cuando se registró una movilización de más de 2 millones de turistas que visitaron distintos puntos del país.

Patricia Vismara, subsecretaria de Promoción Turística de la Nación, Patricia Vismara, destacó el carácter federal de esta celebración donde participaran más de 150 localidades de todo el país. “Cada año se suman al festejo más personas y localidades de todas las regiones del país: Buenos Aires, Centro, Cuyo, Norte, Litoral y Patagonia. Corsos, murgas, batucadas, fiestas callejeras y expresiones culturales
típicas de cada lugar, hacen que este festejo tenga un sello específico e identitario y sea al mismo tiempo, universal, por lahermandad que crea en el pueblo que sale a las calles”.

Tan sólo en la Chaya riojana, la costumbre de arrojarse harina en los “topamientos” que se realizan entre la gente en cada barrio, mantiene la antigua costumbre de que al final de la cosecha en los festejos, todos son iguales y el resultado así lo muestra, entre los rostros enharinados y con pinturas, ramitas de albahaca todos festejan entremezclados, sin distinción de clases.

Para muchos, el final del verano con esta celebración extiende las vacaciones antes de comenzar el año lectivo y en ese macro, el ministro de Turismo, Enrique Meyer, expresó que “es muy importante que los argentinos viajen por nuestro país durante este feriado en el que se celebrarán los Carnavales Federales de la Alegría y que además puedan disfrutar de todos los festejos y atractivos culturales de cada una de las localidades en que se realizan”.

Un carnaval en cada pueblo

En el Carnaval de la Quebrada de Humahuaca, Jujuy, los pueblos originarios adaptaron las fiestas de carnaval traídas por los españoles y le sumaron varios de sus ritos a la Pachamama, creando un carnaval único.

En la Quebrada y los Vallesse desentierran a “Pujllay”, el demonio carnavalero de la tumba que lo alberga desde el año anterior. Los diablos rutilantes -pobladores anónimos- en sus trajes de lentejuelas, espejos y plumas, bailan al compás de bombos y charangos recorriendo los poblados, contagiando la alegría de la fiesta recién iniciada. Tras desentierro llegan al pueblo donde beben lo que lers invitan de las casas.

El Desentierro del Carnaval Andino 2014, que se realizará en San Antonio de los Cobres (Salta), del 27 de febrero al 8 de marzo, promueve la participación de las distintas comunidades de los pueblos originarios de la zona, cuyos representantes resultan transmisores de su música, su danza, su arte, su cultura.

En La Rioja, Chilecito, las coplas resuenan en el aire que se va perfumando de albahaca. En las esquinas de los barrios se aproximan los topamientos. Los entusiastas del Carnaval preparan sus trajes de colores y engalanan con flores las carrozas. Los changos de la orquesta hacen resonar sus vientos y tambores. Las mascaritas disfrutan de sus picardías. En las peñas, el folklore riojano invita a bailar. Febrero es el mes de Chilecito, el tiempo del año donde se congregan la mayor cantidad de festejos con raigambre histórica y cultural.

Entre Ríos es sinónimo de carnaval. Las localidades entrerrianas se llenan de color y música al ritmo de los desfiles de las multitudinarias comparsas, carrozas y batucadas. El carnaval se arraigó en varias localidades como Victoria (denominada “Capital Provincial del Carnaval”), Concordia, Concepción del Uruguay, Gualeguay y Gualeguaychú, el centro de atracción más grande de la provincia.

En la ciudad de Corrientes, el corsódromo callejero ubicado en la Avenida Independencia es el lugar elegido para que el desfile principal de la ciudad luzca en todo su esplendor. El trabajo previo de cada comparsa inicia muchos meses antes del Carnaval, el armado de trajes y carrozas, la creación del tema musical, las prácticas de baile, canto y música en vivo forman parte de la idiosincrasia de la
ciudad.

En Buenos Aires son sus más de 200 murgas las que bailan canciones populares integradas por músicos percusionistas, bailarines y fantasías que decoran todo el desfile.