Un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias Básicas y Medicina Experimental (ICBME) del Hospital Italiano de Buenos Aires y del Conicet, lograron transformar células de la piel de pacientes diabéticos en células similares a las del páncreas humano, tanto en su forma como en su funcionamiento. A partir de este descubrimiento, los investigadores trabajan en una estrategia, a largo plazo, para poder reemplazar el páncreas dañado en pacientes diabéticos, a través del implante de las células reprogramadas. La investigación fue publicada recientemente en la revista PLoS One.

La originalidad de la propuesta a nivel mundial es que el método empleado no modifica genéticamente a las células transformadas y no utiliza células madre, sino que se basa únicamente en el uso de agentes químicos para realizar la transformación: los investigadores tomaron pequeñas biopsias de piel de pacientes diabéticos, y a través de la exposición a diferentes medios de cultivo y sustancias químicas, lograron obtener células con la forma y la función de las células pancreáticas.

Una vez trasplantadas las células reprogramadas en ratones, lograron prevenir la hiperglucemia temprana y producir insulina humana. A partir de ahora, el trabajo de los investigadores hará foco en dos grandes proyectos, por un lado seguir mejorando estas células e investigar su seguridad biológica para implantarlas en pacientes diabéticos y por otro, continuar una estrategia similar en pacientes con enfermedades psiquiátricas o con problemas neurológicos, como la enfermedad de Parkinson, con el objetivo de obtener neuronas a partir de células de la piel, y estudiar mecanismos de las enfermedades con estas células sin invadir al paciente.

El artículo fue el resultado del trabajo de un grupo integrado por Federico Pereyra-Bonnet (ICBME-CONICET); María Laura Gimeno (ICBME); Nelson Argumedo (ICBME); Johana Cardozo (CONICET); Carla Giménez (CONICET); Sung Ho Hyon (Hospital Italiano); Marta Balzaretti (Hospital Italiano); Monica Loresi (ICBME); Patricia Fainstein-Day (Hospital Italiano); Leon Litwak (Hospital Italiano) y Pablo Argibay (ICBME-CONICET).  Este proyecto dio lugar a la presentación de un pedido de patente nacional, primera en su género.