El encuentro forma parte de las acciones para actualizar la información de distribución y extensión de los bosques nativos del país y establecer bases para el seguimiento continuo de los cambios en su estructura.

El objetivo de la actividad fue presentar los resultados del informe preliminar de la región bosque andino patagónico a técnicos, instituciones y autoridades provinciales. Al mismo tiempo, recibir aportes para la edición de los informes regionales finales del Segundo Inventario Nacional de Bosques Nativos (INBN2) e identificar información prioritaria para las provincias.

La directora Nacional de Bosques, Mercedes Borrás, celebró “la presente instancia de poner los datos sobre la mesa, lo que es posible gracias al trabajo colaborativo previo que requirió grandes esfuerzos logísticos de todos los actores involucrados”. Asimismo, la funcionaria destacó el apoyo del programa ONU-REDD para llevar adelante el inventario.

Las actividades del segundo inventario nacional comenzaron en 2015. Actualmente cuenta con un grado de avance del 78 %, es decir que, del total de 4.158 de parcelas remedibles que comprende el relevamiento a lo largo de todo el territorio nacional, se instalaron 3.247 parcelas en las provincias de Chaco, Santiago del Estero, Neuquén, Río Negro, Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Salta, Formosa, Tucumán, Jujuy, Catamarca, Misiones, Corrientes, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, La Pampa, San Juan, Buenos Aires y San Luis.

La región forestal bosque andino patagónica comprende 3.240.997 hectáreas de superficie aproximada de bosques nativos de las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Las tareas de campo del INBN2 en esta región se llevaron a cabo entre los meses de enero a junio y de septiembre a diciembre de 2018 con la necesidad de reprogramación de actividades por las inclemencias climáticas. El registro de campo comprometió a un equipo multidisciplinario, integrado por 16 brigadas y 48 técnicos e involucró a distintas instituciones y autoridades provinciales que cooperaron para llevar adelante esta tarea.

Para la instalación de las 208 unidades de muestreo distribuidas en todo el bosque andino patagónico, se realizaron 622 km de caminata, 8 arribos en helicóptero y 85 km de navegación y 93 unidades de muestreo se instalaron encima de los 1.000 smnm.

Toda esta tarea fue coordinada y supervisada por el equipo técnico de la Dirección Nacional de Bosques, quienes además brindaron capacitaciones de control, realizaron instalaciones conjuntas con las empresas adjudicatarias y controlaron el 10 % de las parcelas instaladas.