Si bien falta ponerlo a punto, integrantes de una empresa de base tecnológica del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) probaron el desarrollo de manera exitosa. Se trata de una tira reactiva similar a las que se usan en los test de embarazo y que podría detectar material genético (ARN) del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 a partir de muestras de saliva.

El test rápido y portátil en desarrollo se basa en la tecnología CRISPR de edición genética.Es un sistema de detección rápido de material genético. Veníamos trabajando con esta metodología para otros patógenos, pero al irrumpir la pandemia lo adaptamos para el nuevo coronavirus”, explicó Guillermo Repizo, integrante del equipo de Caspr Biotech, una empresa de base tecnológica del CONICET e investigador del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR).

“Nuestro test permite detectar el ARN del virus en una baja concentración en menos de una hora y sería portátil y económico”, indicó Repizo, un doctor en biología que se especializó en bioinformática y también es docente de la Universidad Nacional de Rosario.

La tecnología CRISPR podría servir para diagnosticar la infección del nuevo coronavirus desde que el paciente comienza con las manifestaciones clínicas e incluso antes de presentar síntomas.

“Tratamos de tener el kit de detección para julio, optimizado, validado con muestras, y aprobado por la autoridad reguladora de medicamentos de Estados Unidos (FDA) en formato de emergencia”, afirmó Repizo, quien trabaja en un equipo integrado por más de 25 personas y está asesorado por colegas argentinos que realizan sus posdoctorados en la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

Fuente: Agencia CyTA-Leloir