Fotos: Pablo Rodriguez Merkel

La Laguna Mar Chiquita, o también llamada Mar de Ansenuza, con sus 600.000 hectáreas es la mayor superficie lacustre de Argentina, el mayor lago salado de Sudamérica y el quinto del mundo. Por su paisaje, biodiversidad y importancia histórica, constituye un enorme atractivo turístico y un refugio natural único en el país. Distintas organismos ambientalistas, como Aves Argentinas, proponen que sea un nuevo Parque Nacional, el proyecto continúa avanzando.

El Parque Nacional Ansenuza, tal el nombre que se instala, aseguraría la protección de sus valores naturales y culturales. Fundamentalmente pondría un freno a las amenazas que intentan aprovechar sus recursos, como por ejemplo el avance de la frontera agropecuaria. Siendo un Parque Nacional potenciaría su enorme recurso natural, impulsando el ecoturismo y el desarrollo local.

La idea de hacer un nuevo Parque Nacional es impulsada por el Ministerio de Ambiente, Ministerio de Agua y Servicios Públicos de Córdoba y la Administración de Parques Nacionales y Aves Argentinas.

La Laguna Mar Chiquita tiene un rasgo que la vuelve única: su inmensa superficie liquida es salada. Se trata de una cuenca cerrada que se alimenta de tres ríos, el Dulce, el Suquía y el Xanaes. Su salinidad, es una característica que la convierte en un humedad continental, aunque también le otorga el comportamiento propio de mar interior.

Otros de los aspectos que hacen al futuro Parque Nacional Ansenuza un sitio imprescindible para proteger es que aquí se encuentra el 66% de todas las especies de aves migratorias y playeras registradas en Argentina. Es uno de los lugares más importantes en toda Sudamérica en lo que a conservación de especies migratorias se refiere. Anualmente llegan a Mar Chiquita hasta medio millón de ejemplares de distintas especies.

La laguna, con toda su complejidad ecológica, es el espacio elegido por especies que se hallan amenazadas. En este ecosistema se concentra el 36% de la avifauna de todo el país, y el 85% de las 447 especies de aves de toda la provinica de Córdoba. En sus aguas se hallan flamencos, tres de las seis especies que hay en el mundo.

Este mar interior dentro de nuestro país es aún una zona turística poco explorada. En algunas zonas costeras se encuentran lodos terapeuticos. Una de las atracciones son las ruinas del Gran Hotel Viena. La laguna ofrece paisajes vírgenes de inusitada belleza.