La Reserva Natural del Oeste es un proyecto del Gobierno de la Ciudad de Santa Fe que cuenta con el apoyo del Fondo Francés para el Medio Ambiente Mundial (FFEM) para transformar las áreas de reservorios del sistema de drenaje urbano en un espacio verde de uso público y atractivo paisajístico. La idea es que funcione como un área natural protegida con senderos desde los cuales se podrá apreciar la flora y fauna autóctonas.

Días atrás el Embajador de Francia en la Argentina, Pierre Henri Guignard, se reunió con el intendente José Corral en el Palacio Municipal. Tras el encuentro protocolar, el diplomático visitó el sector para observar los avances de este proyecto que busca asegurar el desarrollo sustentable de un territorio urbano, sujeto a una fuerte vulnerabilidad geográfica y socioeconómica, y que además, abarca emprendimientos socio-productivos como viveros y huertas comunitarias.

La recorrida incluyó los reservorios que se encuentran sobre la Circunvalación Oeste, la Estación de Bombeo 4 y, además, el Jardín Municipal de Barranquitas Sur. En esta línea, cabe señalar que el proyecto de la Reserva Natural se enmarca en el Programa Urbano Integral (PUI) que comprende los barrios Padre Atilio Rosso, Villa del Parque y Barranquitas, donde residen unas 80.000 personas.

Huerta Comunitaria

Un espacio importante de la Reserva Natural del Oeste estará destinado para el desarrollo de huertas comunitarias, capacitando a familias que actualmente viven de la recolección informal de residuos y de la cría de animales, para lograr su reconversión laboral.

Se busca impulsar herramientas de economía social que favorezcan la inclusión, como así también promover hábitos de alimentación saludable.

Vivero de Sitio

Este espacio conservará y reproducirá especies de flora autóctona para nutrir el paisaje de la reserva y otros espacios verdes de la ciudad, generando nuevas fuentes de trabajo y la oportunidad de reconversión laboral para personas que actualmente viven de la recolección informal de residuos.

Hasta el momento, se han documentado y clasificado alrededor de 80 especies vegetales nativas. El mismo relevamiento se realizará en relación a las especies de aves y fauna propia del lugar.

Expertos nacionales e internacionales calificaron a la Reserva Natural del Oeste como ejemplar e innovadora, porque conjuga aspectos diversos como reducción del riesgo hídrico, cuidado del medio ambiente, educación, ordenamiento urbano y lucha contra la pobreza y la exclusión social.