Apenas había amanecido el 22 de mayo en Jujuy cuando arrancó la zafra azucarera 2013, en los campos del mayor jugador del mercado de la caña de azúcar argentino, el ingenio Ledesma.

La empresa informó que la zafra de la caña con la que se produce azúcar, papel, alcohol y bioetanol, además de biomasa con la que se reemplaza el gas natural, se extenderá hasta noviembre próximo.

La proyección de producción de azúcar de esa empresa para la zafra que empieza es de un 10 por ciento inferior respecto de la campaña anterior, debido a un déficit de lluvias de los últimos seis meses estuvo muy por debajo de su nivel habitual. 

En 2012, Ledesma procesó 40.000 toneladas de biomasa y reemplazó un 10 por ciento del consumo total de gas. En 2013 este porcentaje estará, estima la compañía radicada en Jujuy, entre 15 y 20 por ciento.

En su  último ejercicio, produjo 47.000 metros cúbicos de bioetanol para abastecer a las empresas petroleras, y para el próximo tiene previsto incrementar la producción a 64.000 metros cúbicos. Ledesma prevé moler este año 3,8 millones de toneladas de caña de azúcar.

Tucumán: dulce condena

El repunte del precio del azúcar que tuvo lugar en la última semana, revitalizó las esperanzas de los productores antes del inicio de la zafra en Tucumán. Allí, los cañeros amenazaron con un paro, se reunieron con el gobernador provincial, José Alperovich y, tras la recuperación del precio en el mercado interno, empezaron con la zafra.  

La bolsa de 50 kilos de azúcar cotizó en alza en los últimos días: subió de 110 a 14 pesos. Los cañeros pretenden que se número crezca hasta los 200 pesos.

La causa principal del malestar en el sector está dado por la falta de exportación de los excedentes. Allí, entre la voluntad exportadora de los productores y la protectora del mercado interno por parte del Gobierno Nacional, crece un abismo. “No queremos que haya azúcar de sobra porque eso produce una caída de los precios. Pretendemos poder vender esa mercadería fuera del país”, dicen a coro los azucareros.  

La producción de azúcar creció debido a una razón: la superficie sembrada aumentó. Sólo en Tucumán se registraron 80 mil nuevas hectáreas sembradas con caña en las últimas temporadas.