El 17 por ciento de las hortalizas que se venden en bandejas “listas para usar” en la ciudad de Córdoba estaban contaminadas con la bacteria Escherichia coli, según un relevamiento realizado por la Dirección de Calidad Alimentaria del municipio local.

“A juzgar por lo que encontramos en el estudio, muchas de las bandejas estaban contaminadas”, manifestó la jefa del Laboratorio Municipal de Alimentos, Alina Rondin, y señaló que en las inspecciones realizadas encontraron “de todo”.

Algunas verdulerías lavaban las hortalizas en la bacha del baño y de los hipermercados también sacaron muestras contaminadas. “Lo mismo nos pasó con algunas firmas habilitadas”, a las que insistieron en recomendar “las buenas prácticas de manufactura”, en tanto a las clandestinas las cerraron “para cortar con la cadena”.

“Cada vez que en la familia se presenta un cuadro de diarrea, se apunta primero a la carne. Especialmente si consumimos pescado o cerdo. Por lo general se piensa que las ensaladas son lo más sano que hay”, aunque “a juzgar por lo que encontramos en el estudio, muchas de las bandejas estaban contaminadas”, advirtió la funcionaria.

La escherichia coli puede causar infecciones del aparato excretor, vías urinarias, cistitis, meningitis, peritonitis, mastitis, septicemia y neumonía, entre otras infecciones inwwwinales y extra inwwwinales generalmente graves.

La comuna recomendó a los consumidores “fijarse siempre en el lugar de procedencia del alimento. Si figura la ciudad de Córdoba, hay que verificar el número de habilitación municipal”, y su el producto es del interior hay corroborar en el Registro Nacional de Establecimientos (RNE).