Los restaurantes y establecimientos gastronómicos de Carlos Paz contarán con sus cartas en braille, tras un convenio que la Secretaría de Turismo firmó con la Universidad Nacional de La Plata y que tiene como finalidad avanzar en la consolidación de un destino más inclusivo. Se trata de un servicio que comenzó a implementarse en algunos bares y que fue desarrollado especialmente para las personas no videntes, aunque ahora se extenderá masivamente sin costo alguno para los propietarios gracias a un acuerdo de la Red de Municipios Turísticos.
 
La propuesta se implementó en otras localidades argentinas como Junín, donde la experiencia se enriqueció y cosechó múltiples elogios. Durante el transcurso de esta semana, se receptan menús para luego remitirlos a la casa de altos estudios donde serán confeccionadas en braille.
 
Carina Glasman integra la Secretaría de Turismo y manifestó: “En el marco de una política de turismo accesible que implementamos, invitamos a todos los locales gastronómicos de la ciudad a que nos acerquen su menú y nosotros lo confeccionaremos en braille. Invitamos a presentar las cartas y nosotros nos encargaremos de confeccionarlas y re-adaptarlas para las personas no videntes, sin costo alguno para los dueños de los establecimientos o el gobierno”.
 
El braille es un sistema de lectura y escritura táctil pensado para personas ciegas. Se conoce también como cecografía. Fue ideado por el francés Louis Braille a mediados del Siglo XIX, que se quedó ciego debido a un accidente durante su niñez mientras jugaba en el taller de su padre. Cuando tenía 13 años, el director de la escuela de ciegos y sordos de París –donde estudiaba el joven Braille– le pidió que probara un sistema de lecto-escritura táctil inventado por un militar llamado Charles Barbier para transmitir órdenes a puestos de avanzada sin tener necesidad de delatar la posición durante las noches. Louis Braille descubrió al cabo de un tiempo que el sistema era válido y lo reinventó utilizando un sistema de ocho puntos. Al cabo de unos años lo simplificó dejándolo en el sistema universalmente conocido y adoptado de 6 puntos.
 
“Vamos a implementarlo antes de la temporada y es un avance hacia la consolidación de una ciudad inclusiva que pueda recibir a todos. Esta iniciativa se fortalece con el convenio que se firmó con la Universidad de La Plata y entonces no representa costo alguno”; finalizó Glasman. Una de las plazas turísticas más importantes del país podrá recibir a no videntes. Es un ejemplo que debería nacionalizarse.