El proyecto de declaración fue presentado por la legisladora Silvina García Larraburu, quien destacó su ejemplo de vida, esfuerzo y trabajo.

Smakal, de 74 años, nació muy cerca de Salzburgo, Austria, y desembarcó en Argentina con sus padres cuando tenía dos años y medio. La guerra y la hambruna en Europa fueron determinantes en la migración de la familia de Smekal en 1948.

La tradición familiar del cultivo de tulipanes fue heredada a Pedro de su abuela, quien era una apasionada de la jardinería y tenía una especial fascinación por esa planta.

Además, Smekal perfeccionó el oficio del cultivo de tulipanes luego de un viaje a Holanda, con el objetivo de formarse profesionalmente, y cuando regresó a la Argentina trajo con él los primeros bulbos.

Con el paso del tiempo, el austríaco y sus tulipanes se han convertido en una figura destacada de la ciudad de Bariloche y desde su chacra ubicada en la Península de San Pedro, se convirtió en el cultivador de tulipanes más antiguo de Sudamérica.

En la chacra, llamada “Danubio“, abundan los tulipanes amarillos claros, oscuros, amarillos con borde violeta, blancos, naranjas con tonalidades amarillas, los rojos con unos toques naranja, y los más atractivos para los visitantes que son los violetas y negros.