“Todos somos la mancha, detengámosla” decía el cartel que los vecinos de Bariloche, vestidos de marrón, mostraron con el lago como fondo para expresar su repudio y preocupación por la contaminación del que fuera uno de los lagos más puros de la Patagonia, el Nahuel Huapí.

Desde las redes sociales se lanzó la convocatoria para participar de esta prowwwa pacífica en la que se pidió no llevar ninguna bandera política ni de agrupación ambientalista. Se trató de mostrar el enorme descontento de toda una población que rechaza la mancha contaminante que se traslada por el lago.

El hecho de la contaminación del lago fue noticia al difundirse hace un mes atrás una foto aérea de una mancha que ocupaba una gran superficie del lago, esta mancha provenía de un caño de saneamiento municipal que arrojaba residuos cloacales directamente al lago, residuos crudos, sin tratamiento. El hecho causó un enorme rechazo. Se pidió a la Cooperativa de Electricidad de Bariloche, consesionaria del tratamiento cloacal de la ciudad y al gobierno municipal que detuvieran este desastre ambiental, pero las soluciones aún no han llegado.

Desde la Defensoria del Pueblo se realizó un amparo a la Justicia Federal, y una asociación ambientalista logró reunir 3.000 firmas para pedirle al gobierno que detenga la mancha. El diseñador gráfico barilochense Nicolás Suárez difundió por redes sociales la convocatoria de la última marcha, la idea era ir todos con vestimentas marrones para emular el color que tiene la mancha que se traslada por el Nahuel Huapí. 

La idea fue generar conciencia y graficar lo que pasa en algunos puntos del lago” dijo Suárez. El mayor recurso natural que tiene Bariloche parece no ser tenido en cuenta por aquellos que esperan siempre la llegada de los turistas, precisamente, para ver el lago.