Con un tamaño promedio de la mitad de un gato doméstico, el gato güiña (Leopardus guigna) es el felino más pequeño de toda América del Sur. Vive en los bosques fríos de la Cordillera entre Chile y Argentina. Se estima que no quedan más de 10.000 ejemplares.

Daniel Permarini es el turista que se encontraba de paseo con su familia en el parque Llao Llao, un área protegida de 1.226 hectáreas, considerada una reserva única de bosque silvestre. Vio cruzar al felino, se detuvo, lo observó, le tomo algunas fotografías y continuó su marcha. “Esa es la manera correcta de cómo abordar la situación sin acosar al animal“, destacó el coordinador provincial de la Dirección de Fauna, Federico Hollmann, quien indicó que “las imágenes son de suma importancia para los escasos registros de la especie“.

Hace mucho que no teníamos registros de esta especie, para nosotros es muy importante. Es un animal muy difícil de ver, es el más chiquito de los felinos de América, por lo que es un muy buen dato saber que está presente“, dijo Hollmann.

Desde que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ingresó en 1996 a esta especie como vulnerable a la extinción, se cree que una de las principales amenazas para su supervivencia es la pérdida de su hábitat natural, debido a la deforestación y la ganadería extensiva.