El ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, se reunió en Beijing con el titular de la junta de granos china, Nie Zhenbang, quien destacó que “en el comercio de aceite de soja y oleaginosas el volumen total se va a incrementar en el futuro”, en esa línea, explicó que “en cuanto a aceite y oleaginosos los chinos necesitamos importar grandes cantidades”.
Luego de manifestar su conformidad por el avance en cuanto al futuro incremento de granos y subproductos, Julián Domínguez le manifestó al ministro chino la intención argentina de comenzar a exportar maíz. Al respecto, Zhenbang dijo: “Nos gustaría que el maíz argentino ingrese a China” a la vez que explicó, “nuestro país es un gran productor y consumidor de maíz, pero en los últimos años la industria procesadora cárnica y de carne aviar han crecido mucho y por eso últimamente la oferta no alcanza a la demanda”.
Cabe destacar que las autoridades de los dos países ya se encuentran trabajando en el protocolo fitosanitario que permitirá exportar maíz argentino a China, por lo que desde este Ministerio de Agricultura se esperan poder realizar las primeras ventas el año próximo.
Mas tarde el titular de la cartera agropecuaria argentina se reunió con su par chino, Han Changfu, quienes firmaron un memorandum de cooperación y entendimiento en materia de lácteos, que promoverá la instalación de un establecimiento demostrativo para la producción de leche en China con la finalidad de difundir el manejo, la genética ganadera y la tecnología utilizada por Argentina.
Además, Domínguez destacó el rol estratégico que le asigna el país y su cartera al vínculo con China y su profundización a partir del viaje de Cristina Fernández de Kirchner en junio del 2010.
Por último, en el marco de la gira, se reunió por segunda vez el grupo de trabajo argentino-chino en materia de biotecnología.
En el encuentro, que representó una profundización de la agenda de trabajo iniciada el lunes, los participantes intercambiaron información sobre la importancia de la biotecnología en los dos países, el marco legal para la bioseguridad de los OGM, los últimos progresos en investigación y los procedimientos regulatorios sobre la seguridad ambiental y aptitud alimentaria.
Las partes concluyeron que “ambos países comparten los mismos criterios científicos basados en el codex alimentarius y en análisis de riesgo ambiental”, lo que presenta, una sólida plataforma de entendimiento en el campo de la biotecnología.
En representación de Argentina, estuvieron presentes profesionales del Ministerio de Agricultura, del SENASA, del INTA y de la Consejería Agrícola de la Embajada Argentina en Beijing, mientras que por parte de China asistieron técnicos del Departamento de Ciencia y Tecnología, del Instituto de Protección Vegetal de la Academia China de Ciencias de la Agricultura del Ministerio de Agricultura y de la Universidad de Agricultura.