Bankok, la capital de Tailandia, es una de las ciudades con mayor contaminación. No es casual que un estudio de diseño ubicado allí haya creado esta bicicleta que tiene una función muy particular además de ser un medio de transporte: purificar el aire.

Se trata de Air-Purifier Bike, una bici que posee un mecanismo que permite que dejes el aire más limpio de lo que estaba. La copañía Lightfog Creative and Design es la autora de esta innovación que posee un filtro en su manubrio para capturar el aire contaminado y limpiarlo hasta dejarlo puro, libre de partículas dañinas. Es un sistema de fotosíntesis que incluye un depósito de agua para producir oxígeno, además de un motor eléctrico y una batería de iones de litio.

Con el padaleo, el aire pasa a través del filtro y es liberado, limpio y lleno de oxígeno, hacia el ciclista, quien ya no tiene que preocuparse de inhalar el humo del escape de los automóviles. Aún cuando la bicicleta está parada, el sistema purificador puede seguir en marcha gracias a la batería.

 

Air-Purifier Bike ganó diversos premios internacionales, aunque todavía se trata de un concepto y no se comenzó a comercializar.