La necesidad es la madre de la invención, quince alumnos de electromecánica de una escuela técnica de Villa Elisa (La Plata), cansados de no tener agua caliente para tomar mate cerca de su aula inventaron una expendedora que sirve agua a la temperatura justa y además despacha yerba, mate y azúcar.

“La idea nació porque los chicos no tenían de dónde sacar agua caliente para el mate. Entonces, como máquinas expendedoras de agua caliente hay en todos lados, pensamos en hacer algo que fuera más allá y tire también yerba y azúcar“, contó a la prensa Daniel Ruiz, profesor de electromecánica de la Escuela Técnica Nº2, quien asesoró a los alumnos en el proyecto.

Nos pusimos a trabajar y después de dos meses la terminamos. La máquina está hecha en base a materiales reciclados que fuimos reuniendo: hierros que había en taller del colegio, un pedazo de lavarropas que trajo uno de los chicos, cosas que yo tenía en mi casa y chapas que encontrados en la calle”, completó Ruiz. La flamante expondedora es un artefacto rectangular que se apoya en una mesa y que tiene un espacio para colocar un termo, en un orificio superior sale agua a 85°, de otro orificio cae yerba y en otro, el azúcar.

“Tocando un pulsador sale el agua, tocando otros dos salen la yerba y el azúcar. No llegamos a automatizarla. Los elementos dejan de caer cuando uno deja de apretar. Es algo muy fácil de manejar. La idea es que el año que viene los alumnos de electrónica se encarguen de la automatización del aparato”, sostiene el docente, quien también tiene en mente para el año próximo incluir un sistema para que el usuario pueda elegir la temperatura de salida del agua.

“Queremos que la máquina quede en la escuela. No nació con la idea de comercializarla, sino para suplir este déficit y que quede en la escuela y todos puedan disfrutar de esta pasión argentina que es el mate”, concluyo el docente.