Una buena noticia en materia de alimentación nos llega desde Bolivia, donde ya llegaron al mercado los primeros alimentos con el sello de transgénico. Los caramelos masticables Sparkies y las galletas Chips Ahoy son los primeros productos etiquetados con la aclaración OGM (Organismo genéticamente modificado), y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) verificará desde junio que lo hagan todas las empresas que venden estos alimentos.

La Ley de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria, de junio de 2011, establece que todo producto que sea, contenga o derive de un OGM, también llamado alimento transgénico, debe estar etiquetado como información para el consumidor, sea nacional o importado.

El reglamento señala que todo producto nacional o importado con OGM, elaborado o introducido al país a partir de enero de 2018, debe llevar dicho distintivo, que es de color amarillo y con la forma de un triángulo. Las empresas tuvieron dos años para adecuarse.

Como explicó a La Razón Guillermo Mendoza, viceministro de Defensa del Consumidor, en los operativos de rutina se encontraron estos dos primeros productos etiquetados: Chips Ahoy y Sparkies: “El sello ya está en el mercado nacional, en algunos casos con un sticker y en otros ya impresos en el envase. Esto no debe alarmar a la población, más bien es una buena señal porque las empresas están informando a sus clientes sobre sus componentes y las personas, en su libre decisión, verán si las consumen o no”, indicó.

Sin embargo, comer alimentos transgénicos, aseguran muchos médicos, consiste en ingresar al torrente sanguíneo pedacitos de código genético que nunca antes estuvieron en contacto con el sistema inmunológico humano, y podrían ser la causa de la creciente cantidad de enfermedades que hace una década atrás no se escuchaban: enfermedades autoinmunes como la celiaquía o la enfermedad de Crohn. (Más info en este link).