Sabemos que el cacao es estimulante, es un superalimento nutricional que se destaca por su contenido en minerales como el magnesio, el potasio, el manganeso y el zinc, así como vitaminas B. Es importante aclarar que no estamos hablando de chocolate, el cual, por el contrario, es rico en azúcar y grasas poco saludables.

La maca, por su parte, también es considerado un superalimento. Se trata de una planta herbácea utilizada desde los tiempos de los Incas, cuyas propiedades se volvieron más populares en nuestro país en los últimos tiempos, ya que es energetizante y un poderoso regulador endocrino, especialmente indicado para trastornos hormonales y para deportistas que buscan mejorar su rendimiento.

La maca contiene proteínas, aminoácidos esenciales, carbohidratos, fibras, vitaminas (B1, B2, B6), minerales como el hierro, calcio, fósforo, potasio, sodio, zinc.

Sumanos la canela, un gran estimulante natural que favorece la circulación, mejora la digestión y aumenta la libido. Posee vitamina C, vitamina B1, hierro, potasio, calcio y fósforo. Se recomienda optar por la canela de Ceilán, que es la más utilizada en la medicina natural.

Finalmente, el aceite de coco es una grasa saludable que activa el metabolismo y por ende nos da una buena dosis de energía. Este aceite está compuesto por fibras, minerales como el hierro, antioxidantes como las vitaminas A, E y el betacaroteno. También es rico en ácido laurico que mejora los niveles de colesterol.

Bombones de cacao, maca, canela y coco (Mejor con Salud)

Ingredientes:

1 taza de aceite de coco virgen extra (200 g)
²/3 de taza de cacao amargo en polvo (80 g)
2 cucharadas de maca en polvo (20 g)
2 cucharadas de canela de ceilán en polvo (20 g)
3 cucharadas de estevia líquida (30 ml) o endulzante a gusto

Preparación:

El aceite de coco debe estar líquido para que lo podamos mezclar bien con el resto de ingredientes sólidos. Si es necesario, lo calentaremos un poco. A partir de los 23 ºC se volverá líquido.

Añadimos la estevia líquida y mezclamos. A continuación añadimos los ingredientes sólidos (el cacao, la maca y la canela), sin dejar de mezclar para que no se hagan grumos.

Ponemos la mezcla en el molde para bombones o en una cubetera (también podemos hacer bolitas con la mano) y la introducimos en la heladera durante varias horas. Cuando los bombones se enfrían, se endurecen y ya están listos para consumir.