El compost es el resultado de la descomposición de los residuos orgánicos. Si compostamos podemos obtener el mejor abono para nuestras plantas y huerta. Al mismo tiempo, vamos a reducir nuestra basura domiciliaria.

“Teniendo en cuenta que cada persona produce, en promedio, un kilogramo de residuos por día y estimando que la mitad del total se compone de restos orgánicos, las composteras son un gran aporte a la problemática de los residuos que se generan en el hogar, ya que transforman esos desechos en un producto muy valioso para el jardín o la huerta“, indica el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) en un comunicado.

El documento – al que se puede acceder en este link– está dirigido a personas particulares y a los municipios para que incorporen estas aristas en sus realidades cotidianas y que instrumenten acciones integrales de promoción de compostaje domiciliario o comunitario, dentro de un marco de procesos de inclusión social y degeneración de empleo.

Los residuos orgánicos no son un problema en sí mismos, sino una posibilidad de un destino sustentable para nuestro ambiente“, añade el organismo.

Ese y otros materiales vinculados explican qué alimentos y demás desechos pueden compostarse, cómo crear una compostera casera con materiales sencillos, de qué modo mantenerla y cómo cosechar el compost.

También se responden dudas frecuentes que tienen las personas a la hora de comenzar con el proceso de compostaje relacionada a los procedimientos, tiempos y modos de realizarlo.