Alrededor de cien ejemplares de erizos africanos fueron rescatados del tráfico ilegal de fauna, el procedimiento se llevó a cabo en una vivienda particular del barrio porteño de La Paternal, los animales -cuyo hábitat se halla en la región central de África- se encontraban encerrados en cajas, listos para su comercialización.

Personal del Ministerio de Medio Ambiente, al no hallar documentación que acreditara su procedencia y tenencia, procedió a su incautación, esta área gubernamental, junto con personal de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires, trasladó a los pequeños erizos africanos a un centro de rescate de fauna silvestre, para evaluar el estado de salud de los animales, según disposición judicial.

Los erizos africanos (Atelerix albiventris) es una especie de pequeño mamífero originario de gran parte del África subsahariana. Las poblaciones tienden a esparcirse entre hábitats apropiados de sabana y campos de cultivos, evitando las zonas boscosas. Debido a su potencial colonizador y constituir una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, esta especie es incluida en muchos países como exótica invasora.