La mujer que quiere unir todo el país con una bandera tejida vive en Ushuaia y se llama Patricia Lamas. Dirige el taller de telar “Nor-Sur”. Bajo la modalidad de tejido comunitario, quiere confeccionar la enseña patria utilizando técnicas ancestrales e involucrando a personas de otras provincias. Lo hace como legado de la cultura de los pueblos originarios a las nuevas generaciones y como símbolo de unión entre los argentinos.
 
En 2010 ya había usado la misma modalidad para tejer la Bandera del Bicentenario del 25 de Mayo. Pide apoyo oficial para comprar lana y trasladarse a otros sitios del territorio nacional. La nueva iniciativa comenzó a cristalizarse este mes con vecinas de diversas localidades de la provincia de Jujuy, y continuará ahora en las ciudades fueguinas y en otros sitios donde la mujer pueda desplazarse para cumplir con el objetivo de “entrelazar manos anónimas de argentinas y argentinos en pos de una bandera que simbolice la unión nacional”
 
La directora de “Nor-Sur” tuvo una idea similar hace seis años, cuando lideró el tejido de la bandera del Bicentenario del 25 de Mayo de 1810, que aún se conserva en el Monumento a la Bandera de Rosario y que incluyó el aporte de tejedoras de varias provincias.
 
Aquella vez contó con el apoyo de la secretaría de Cultura de Tierra del Fuego y logró ser incluida en la lista de proyectos financiados con fondos nacionales, con lo que el símbolo patrio tejido y terminado ocupó un sitio especial en el stand fueguino montado en la calle 9 de Julio de la Ciudad de Buenos Aires para las celebraciones de la Revolución de Mayo.
 
La propuesta actual mantiene como eje “a la identidad como un valor” y pretende “transmitir la importancia del tejido como un arte milenario que ha perdurado a través del tiempo para satisfacer necesidades básicas, como el bienestar, la protección, el abrigo y la comodidad”, explicó Lamas.
 
También busca dejar wwwimonio de que en el tejido se entrelazan las hebras de lo que hemos sido y de lo que podemos llegar a ser”, agregó la tejedora oriunda de Jujuy pero que habita la capital fueguina desde más de dos décadas.

“Vivo hace más de 20 años en Ushuaia. Soy de Jujuy. Mi familia tejía en los telares desde hacía muchos años y de ahí heredé eso que llevo adentro mío. Empecé trabajando en la Subsecretaria de Cultura y continué con un taller, donde pude ir creciendo y eso me puso muy contenta porque cada alumno también pudo descubrir su propia forma de trabajar y de jugar con las lanas”, expresó Lamas en oportunidad de presentar proyectos anteriores.

Patricia necesita ayuda para llevar adelante su empresa. Explica que precisa de “apoyo oficial” ya que “requiere de la compra de decenas de kilos de lana celeste y blanca, la construcción de pequeños telares manuales, y la compra de tramos de transporte aéreo y terrestre para acercar la propuesta a las provincias ubicadas en los extremos del territorio nacional, incluyendo el sector Antártico”.
 
Lamas comenzó el trabajo en Jujuy y este fin de semana regresó a suelo fueguino, para continuar con el tejido de la bandera en los diferentes barrios de Ushuaia, Tolhuin y Río Grande, mientras aguarda los medios para trasladarse a otros lugares del país. “Queremos terminarla antes del 9 de julio, para entregársela a las autoridades como un símbolo de paz y de unión entre los argentinos