El Éxodo Jujeño fue encabezado por el General Manuel Belgrano, quien junto a la población enfrentó al ejército español arrasando la ciudad para no dejarle nada al enemigo. Se trata de un hecho histórico de nuestro país que sembró la raíz de la independencia.

Es una fecha muy importante no solo para el sentimiento de los jujeños, sino para todos los argentinos, ya que este acto heroico por parte del pueblo de Jujuy fue uno de los pilares fundamentales para la independencia de nuestra patria”, argumentó el senador Guillermo Snopek, autor del proyecto.

El objetivo es que se “desarrollen todas las acciones de difusión tendientes a promover la reflexión sobre la importancia histórica de la gesta jujeña en defensa de la libertad e independencia de la patria, por medios adecuados y con la antelación y periodicidad suficientes“, según indica un comunicado.

Snopek destacó que la del Éxodo Jujeño “no fue una marcha improvisada, sino un plan completo acompañado por el heroísmo de todo el pueblo”. “Fue así como Belgrano se identificaba totalmente con el destino de aquellos que él sacrificaba. Por eso, los hizo depositarios y guardianes de la Bandera Nacional de nuestra Libertad Civil, puesto que gracias a ese esfuerzo supremo que solicitaba al pueblo jujeño, fue posible ganar la batalla de Tucumán y la de Salta”, ponderó.

Es necesario reconocer tan gloriosa gesta de un pueblo para alcanzar la libertad: es por ello que como representantes de los jujeños en el Congreso de la Nación queremos que esta fecha forme parte del calendario de feriados nacionales y se dé la difusión que se merece por su importancia”, resumió.

Las celebraciones incluyen en las vísperas del 23 de agosto una retirada simbólica del pueblo por calles de la capital provincial y la quema de casas -chozas de paja especialmente preparadas-, de la que participan miles de jujeños simbolizando el complicado momento que atravesaron los pobladores de aquella época.

Dicha evocación es encabezada por las figuras de Belgrano, del canónigo Juan Ignacio Gorriti, entre otros líderes, junto a tropas de carretas tiradas por caballos, gauchos montados en sus jinetes y mujeres, niños y abuelos acarreando sus pertenencias y el ganado.