La Base Marambio quiere abrir sus puertas para el turismo civil, ubicada a 200 metros de altura sobre el mar en la isla homónima, esta porción poca explorada de nuestro territorio tiene un enorme atractivo ya que es la Base insignia de nuestra presencia en el continente blanco. Según informó el Secretario de Logística, Emergencias y Gestión Cultural del Ministerio de Defensa, Walter Ceballos, el aeródromo de la Base Marambio será equipado con radares y sistemas electrónicos para operar vuelos civiles a partir del verano de 2018.

La base cuenta con alojamientos para el personal, talleres de mantenimiento general, usina, cetrales de telecomunicaciones, TV, Internet, Biblioteca, planta de tratamiento de residuos cloacales, centro meteorológico, museo y hangar para aeronaves. En invierno la base tiene un promedio de 75 habitantes, pero en verano la población llega hasta 150. Uno de los trabajos de nuestra base es el desarrollo de diferentes actividades científicas como la medición de ozono atmosférico y la protección del Medio Ambiente antártico. 

El aeródromo de la Base deberá no sólo instalar nuevos radares sino tambien modificar algunas áreas que refieren a infraestructura y nuevo equipamiento para poder brindar mayor seguridad a los vuelos. Según Ceballos se evalúa la posibilidad de que sea LADE la aerolinea que explote esta nueva ruta aérea.

“El trámite de la certificación del aeródromo de Marambio para vuelos civiles había comenzado el año pasado y en enero nos confirmaron la habilitación; pero antes de comenzar a operarlo queremos hacer importantes mejoras en su infraestructura. Actualmente Marambio cuenta con un sistema de aproximación por radio navegación conocido cómo VOR; y nosotros queremos añadir un radar de alcance medio, un radar meteorológico y sistemas de aterrizaje instrumental ILS y TLS”, explicó Ceballos.

“Una vez que la pista esté equipada, la idea es operarla a través de la aerolínea LADE de la Fuerza Aérea Argentina para vuelos de turismo antártico; y para eso se tomó la decisión de equipar a LADE con aviones de transporte turbohélice que podrían ser el ATR-72 o el Bombardier Q-400, aunque no está definido si serán en leasing o compras. En este proceso también se prevé la adquisición para la Fuerza Aérea de un avión de transporte mediano que debería definirse entre el Casa C-295 y el C-27 Spartan”, sostuvo.

Con respecto al proyecto de albergar a turistas que se animen a la aventura antártica, Ceballos explicó: “En el marco de la renovación de infraestructuras antárticas la Base Marambio va a recibir muchas mejoras en sus áreas de investigación científica y operación logística, y en un segundo paso se va a analizar la posibilidad de planificar estructuras que permitan alojar un cupo de turismo antártico, aunque esos posibles visitantes deberán atenerse siempre a todas las normas de protección ambiental y de funcionamiento propio del resto de la base”

LADE depende de la Fuerza Área, y se prevé que sea una línea aerea de fomento y un recurso para el entrenamiento y la capacitación de los pilotos. Esta idea de volver un destino turístico a la Base Marambio, depende también en gran medida de la recuperación de nuestro rompehielos Almirante Irizar, que desde 2007 está fuera de servicio por un incendio que se produjo en la sala de generadores a la altura de Puerto Madryn. “Hay mucho esfuerzo puesto en la recuperación del buque y es muy probable que en el mes de Agosto tengan lugar las pruebas de mar del rompehielos, que si las supera con éxito podrá acompañar la Campaña Antártica de Verano (CAV) aunque no de manera operativa, sino para efectuar las pruebas de hielo necesarias”

La Base Marambio, por su cantidad de pobladores, es un sitio con una dinámica social muy particular, se trata de un pequeño pueblo en una isla blanca donde en los días de verano las temperaturas oscilas entre los dos grados y los cinco bajo cero. Marambio se encuentra a 3304 kilómetros de distancia de Buenos Aires.