Más de 200 perros alojados en un refugio de la localidad santafesina de Sauce Viejo fueron ofrecidos en adopción por una asociación civil de defensa de los animales, tras la muerte de la dueña de la casa donde eran cuidados y alimentados.
Se trata del refugio “El ángel y la gloria”, situado en una casa de barrio Jorge Newbery de Sauce Viejo donde Gladis Pellatelli, una mujer que dedicó su vida al cuidado de perros abandonados, residió hasta su muerte, ocurrida la semana pasada.
Actualmente los animales son cuidados por un hombre que les provee de agua y de la comida que en calidad de donación acerca una fábrica de alimentos para mascotas de la zona.
Voceros de la Asociación Civil Dignidad Animal indicaron que los perros están en buenas condiciones porque reciben las atenciones que necesitan, pero la idea es encontrarles hogar.
La entidad planea realizar una jornada de donaciones masivas en la plaza de Sauce Viejo, comuna situada unos 22 kilómetros al sur de la ciudad de Santa Fe.
A finales del año pasado el refugio fue cuestionado ante la Justicia santafesina por las molestias que ocasiona su funcionamiento en un barrio residencial.
Ante esa situación, la jueza Ana Cristina Gianfrancisco ordenó el traslado del refugio y la comuna de Sauce Viejo ofreció un terreno situado en cercanías al cementerio.
Antes de efectuar el traslado, Gianfrancisco dispuso la realización de mejoras como el cercado del terreno, la construcción de caniles y de un lugar para el cuidador, obras que todavía no se han iniciado.