La idea es “propiciar la promoción de un uso racional del suelo, técnicas de cultivo amigables con el ambiente, la contribución a la seguridad alimentaria, la educación ambiental, la integración social, el desarrollo local, la alimentación saludable y la valorización de los cultivos originarios y tradicionales“.

El proyecto fue presentado en la Cámara de Diputados bonaerense por la legisladora de Juntos por el Cambio, Vanesa Zuccari, cuya iniciativa define a las huertas sostenibles como aquellas que “promueven las prácticas agroecológicas, orientadas al cultivo y producción de alimentos, hierbas medicinales, aromáticas u ornamentales, de forma ecológica y sustentable, en tierra firme o espacios alternativos, dentro de los límites de la provincia y cuya producción se destina al consumo personal o comunitario y a la venta de los excedentes”.

Las huertas se clasifican entre urbanas y periurbanas, escolares, las vecinales y de integración social. El proyecto impulsado por Zuccari dispone una autoridad de aplicación que deberá designar el Poder Ejecutivo, y tendrá entre sus funciones la creación de un banco de suelos y la determinación de los beneficiarios.

La legisladora además propuso modificar la Ley de Compras y Contrataciones del Estado para priorizar a los productores locales de alimentos en las compras que realiza el Estado provincial.