La ONG Big Human Wave pretende que el Congreso de la Nación apruebe la Ley que prohíba el uso de sorbetes y vasos plásticos descartables para que de esta manera no terminen contaminando los océanos. Una medida similar ya fue aprobada por el Concejo Deliberante de Pinamar.

Lo que más se encuentra en las playas son los sorbetes, vasos de un solo uso y bolsas plásticas, por eso el océano recibe más de 8.000.000 de toneladas de plástico por año“, comentó a la prensa el titular de la ONG, Gastón Caminata, quien agregó que “no es necesario usar tanto plástico”.

En la acción directa, Pinamar lleva la delantera, a través de la campaña en las redes #YoAmoMiPlaya logró convencer a sus legisladores para que aprobaran la ordenanza que convirtió a la ciudad balnearia en la primera del país en prohibir sorbetes y vasos plásticos de un solo uso.

“Los sorbetes son productos que por su tamaño no suelen ir a reciclaje, pero además son muy difíciles de reciclar, porque están hechas con un derivado del plástico muy difícil de romper. Cuando se descomponen tiene muchas sustancias que contaminan el océano”, explicó Caminata.

“En Pinamar logramos crear conciencia en la gente y llegamos a los políticos; incluso las empresas estuvieron de acuerdo”, afirmó. Los sorbetes, por ejemplo, son el cuarto desecho plástico que más se encuentra en la costa y en los océanos. Pueden tardar en descomponerse entre 150 a 1000 años.

La ordenanza establece que los comercios deberán “reducir la utilización y entrega de sorbetes y vasos de plástico o similar a partir del 1 de agosto, y que su uso quedará prohibido desde el 1 de diciembre. Para que esto se traslade a todo el país, la ONG Big Human Wave inició una petición a la que nombraron “Argentina libre de sorbetes“, que se presentó en la plataforma www.hagamoseco.org donde se insta al ministro de Ambiente Sergio Bergman a que impulse esta ley.

Queremos que Argentina sea el primer país en legislar en esta materia, no hay ningún país que lo haya hecho. Queremos contagiar el cuidado del ambiente, entender que somos todos uno”, concluyó Caminata.