Una misión de ténicos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación viajó para Jujuy con el objetivo de analizar y evaluar un Plan de Cierre y Remediación de los más de 35 pozos petroleros que hasta diciembre de 2015 extrayeron crudo en el Parque Nacional Calilegua.
 
El Parque Nacional Calilegua constituye un ejemplo de cómo la corrupción y los negociados entre empresas y el poder político pueden hacer hasta lo imposible: que en un área dedicada a la conservación de las especies sea centro de operaciones de empresas para la explotación de petróleo. El Parque contiene áreas protegidas de enorme valor natural. Sus trabajadores y distintas organizaciones ambientalistas han luchado por años para que se cierren los pozos y se cree un plan de remediación para intentar recuperar la mayor cantidad de áreas, hasta diciembre último afectadas a empresas petroleras.
 
El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, rabino Sergio Bergman, en marzo último estuvo en la Provincia y firmó con el Gobernador Gerardo Morales un convenio de colaboración para hallar una solución a este problema ambiental. Pero el tiempo corre y aún no se ha llevado a la práctica absolutamente nada.
 
“Este es un conflicto que lleva años y ahora tenemos la voluntad política para terminar con la explotación y lograr la remediación del parque, que es un área protegida”, Sostuvo en aquel momento el rabino.
 
La empresa Petro Ap S.A., concesionaria de los pozos petroleros, presentó hace unas semanas atrás una plan de remediación y cierre de sus pozos. Este Plan es actualmente evaluado por personal del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, El subsecretario de Control y Fiscalización Ambiental y Prevención de la Contaminación, Juan Trebino, Ministerio de Ambiente de Jujuy, la Administración de Parques Nacionales, Dirección de Minería provincial, y la Universidad Nacional de Jujuy.
 
El Parque Nacional Calilegua se ubica en las Sierras de Calilegua, en el sureste de Jujuy, abarca 76.306 hectáreas y pertenece a la ecorregión de la Selva de las Yungas. Esta área protegida presenta una biodiversidad única, propia de los ambientes selváticos. Se hallan en esta área especies en extinción comola Taruca o Huemul del norte, el Yaguareté y el Águila poma.