Por Leandro Vesco / Fuente: InfogeI

La necesidad de conservar costas vírgenes de Lobería y General Alvarado surgió a raíz de diferentes problemáticas, siendo las principales, los daños que sufre desde hace años el Vivero Dunícola Florentino Ameghino de la ciudad de Miramar y algunas medidas que tomaron en conjunto el municipio alvarense y el gobierno provincial para combatir la erosión costera de la zona.

En este marco, un grupo de paleontólogos de la zona presentó de un proyecto para constituir una Reserva Natural provincial, los especialistas buscan concretar la revalorización de unos 23 kilómetros de costa con la proyección de ampliar la zona a una dimensión de 17 kilómetros más en el futuro.

Uno de los impulsores del plan, Daniel Boh, director del Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar, dialogócon la prensa y precisó que entre los principales problemas que atraviesa el sector es la pérdida del movimiento natural que necesitan realizar las dunas para mantener su ecosistema. Allí, muchas de ellas fueron reemplazadas por pinos y eucaliptus. “La parte de costa estaría protegida en esta primera etapa y luego se cuidarían los médanos”, dijo el director del museo.

En este sentido, en una primera etapa de los objetivos planteados plantea “mantener el perfil del frente costero, lograr una protección de la zona de playa y de los bordes de los acantilados” especificó el museólogo y aclaró “más adelante, la idea es ampliar la reserva hacia el interior del territorio, aproximadamente unos 300 metros”.

Por tanto, “debería incluir en el futuro la zona de pastizales autóctonos del partido de Lobería, que tienen cerca de 2.500 años. El paso no regulado de vehículos está destruyendo una región que no ha sido jamás intervenida por el hombre”, agregó Boh. Para ello, los interesados deberán tratar con los propietarios de las tierras linderas al mar, caso por caso, a fin de establecer una iniciativa público-privada que sume más tierras. 

“Hemos tenido un diálogo con uno de los referentes de la Sociedad Rural de la zona y habría predisposición. Pueden obtener ventajas impositivas y controles de seguridad por parte de la Provincia. Para ellos es un negocio, esa zona no la usan. Lo que se pretende es que no construyan nada y no hagan ningún tipo de cambio en el terreno, incluso con una normativa para no forestar” adelantó Boh.

La iniciativa ya tuvo eco en la legislatura provincial. El museólogo confirmó que el proyecto ya ingresó a la dependencia de “Áreas protegidas de la Provincia, a través del senador Patricio Hogan, y está desde hace tiempo en análisis” Según adelantó Boh, “su aprobación puede llegar a tener alguna demora por los asuntos políticos del oficialismo y la oposición, al ser de interés social, confiamos en que el proyecto se va aprobar”.

Vale recordar que la propuesta ya había tenido un respaldo en 2008, con la aprobación de la ordenanza nº203/08 que declaró a los acantilados de la región de Centinela del Mar como Sitio de Interés Geológico y Paleontológico. La localidad balnearia se encuentra a 38 km de Mar del Sur y es un paraíso, donde la paz, la soledad y la tranquilidad caminan por playas interminables. Cuenta con un puñado de casas y un sólo habitante estable.