En la Casa de Corrientes hasta el 8 de enero se puede visitar la muestra “Gracias Gauchito Gil, la hierofanía del rojo” que busca mostrar la devoción que causa este santo popular en altares en las rutas de todo el país. La muestra busca que el culto al Gauchito Gil sea declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de nuestro país.

“La muestra se configura desde una mirada artística e inclusiva en la que destacamos la figura del Gauchito como ícono de identidad nacional y donde el protagonismo lo tiene el seguidor, sus promesas y agradecimientos” comentó a la prensa Andrea Ghilino, una de las organizadores de la muestra.

“La idea de esta muestra nació en el 2011 cuando me di cuenta de los altares al Gauchito Gil que existen en las rutas” Ghilino comenzó a relevar y a llevar un registro de estos lugares de devoción y culto popular. De esta manera conoció a los promeseros quienes son los devotos que le piden favores al Gauhito a cambio de hacer un santuario, rezar, bailar, etc. La muestra comenzó a tomar forma y el resultado de todo este trabajo se puede ver hasta el 8 de enero en la Casa de Corrientes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Aprendí mucho de los promeseros, es una comunidad muy solidaria, todo el tiempo están diciendo ‘el Gauchito enseña tal cosa o el Gauchito tal otra’. Quienes se acerquen a la Casa de Corrientes podrán ver minialtares que son imágenes enviadas por los devotos intervenidas. Los convocamos por Facebook ‘santuarios del Gauchito Gil’ donde obtuvimos 31.000 Me Gusta”, detalló Ghilino quien además es artista plástica.

Lo poco que se sabe de la vida de Antonio Gil fue que nació en 1840 en Mercedes (Corrientes), fue un gaucho adorador de San La Muerte, la historia cuenta que tuvo un romance con una viuda que tenía un muy buen pasar económico, hecho que le valió el odio de los hermanos de esta mujer y del Jefe de Policia quien tenía intenciones de acercarse a la dama. Antonio vio que su vida corría peligro y se alistó para pelear en la Guerra de la Triple Alianza, una vez de vuelta de la sangrienta contienda fue reclutado por el Partido Autonomista para pelear en la Guerra Civil correntina contra el opositor Partido Liberal, pero pronto desertó y fue capturado. Lo colgaron y degollaron, pero antes Antonio Gil le dijo a su verdugo que rezara por él por la salud del hijo del hombre que lo estaba por mar. La historia relata que el verdugo así lo hizo y su hijo sanó milagrosamente. Asi fue cómo se originó el culto al “Gauchito Antonio Gil”

La muestra que se exhibe en la Casa de Corrientes sirva además para juntar firmas para que el Ministerio de Cultura de la Nación declare al culto del Gauchito  “Patrimonio Cultural Inmaterial” del país.