La base Marambio es la estación central de Argentina en el continente blanco, con una superficie cubierta que supera las dos hectáreas y una capacidad para albergar a más de 100 personas.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) se encuentra trabajando para mejorar la eficiencia energética y reducir el consumo del principal recurso de la base Marambio: el “gasoil antártico”, que tiene un costo elevado si se toman en cuenta los gastos de transporte por avión y helicóptero que se requieren para su traslado.

Para conocer las condiciones ambientales de la base, realizaron un relevamiento sobre el consumo energético y diseñaron un sistema (de hardware y software) para monitorear de manera remota tanto la temperatura como la humedad. A partir de este análisis, detectaron que la aislación térmica del edificio es deficiente porque genera descensos abruptos de la calefacción (en menos de 15 minutos pasa de 20 a 12 grados).

Una de las acciones realizadas fue colocar paneles de lana de vidrio en las paredes interiores, puertas resistentes al fuego y ventanas con triple vidriado, para reducir la pérdida de calor. Además, instalaron mingitorios secos, aireadores en los grifos y mochilas de descarga dual en los inodoros, para ahorrar hasta un 50% del consumo de agua.

La idea de esta iniciativa es que los fabricantes nacionales puedan desarrollar productos avalados por el INTI, que tengan buenas prestaciones para lograr una reducción del consumo energético y para soportar condiciones climáticas adversas como las que se presentan en la Antártida.

En otra misión el enfoque se hizo en la rehabilitación edilicia, así como en la optimización energética, y que para llevar al cabo el mismo se realizarán en el próximo despliegue diversas tareas en simultáneo. Éste estará conformado por expertos de INTI-Energía, INTI-Construcciones y fabricantes de carpinterías (ventanas) con altas prestaciones energéticas, tales como la tecnología de Triple Vidriado Hermético (TVH). El tipo de vidrio utilizado en ellas cumple un rol fundamental, ya que una ventana <energéticamente eficiente> minimiza la pérdida de calor desde el ambiente interior, y la pérdida de temperatura, evitando el uso excesivo de los sistemas de calefacción de la Base.

Además, se iniciarán las actividades correspondientes a la implementación de un Sistema de Gestión de la Energía basado en la Norma ISO 50001:2018, que es difundido mundialmente como una herramienta sistemática para la mejora del desempeño energético de las organizaciones de toda índole, incluyendo la eficiencia energética de los equipos consumidores de energía y el uso racional de los recursos energéticos por parte de las personas.

Se realizará un diagnóstico energético, relevando información y documentando material relativo a los sistemas de calefacción, ventilación, producción de agua caliente sanitaria (A.C.S) y la posibilidad de instalar allí un sistema de cogeneración, que disminuiría significativamente el consumo de combustible antártico, generando beneficios económicos y medio ambientales.

Por otra parte, se dispone de un anteproyecto para el aprovechamiento de los calores residuales de la generación eléctrica. Esta energía proporcionaría una parte substancial de la calefacción de la base.