“Una persona desperdicia en una semana entre un kilo y un kilo doscientos de alimentos, que alcanzarían para cuatro raciones de comidas y estaríamos alimentando a personas que lo necesitan”, a esta conclusión llegó Cecilia Mijich, subsecretaria de Ambiente de Rosario, que acaba de sacar una guía con tips para tratar de reducir el desperdicio de alimentos.

De las 200 toneladas diarias de alimentos aptos para el consumo que se convierten en residuos, 150 corresponden a lo que cada uno de nosotros, los vecinos, desperdiciamos en nuestros hogares”, detalló la funcionaria. “Las 50 toneladas restantes son deshechos de hoteles, bares y restaurantes”

La idea es tratar de reducir estos desperdicios, por esto el Municipio de Rosario firmó un convenio con la Cámara Hotelero-Gastronómica para trabajar en conjunto en políticas que alientan las buenas prácticas para evitar el desperdicio de alimentos. La guía que presentaron está destinada a los vecinos y al cambio de algunos hábitos con respecto a los alimentos.

El convenio firmado establece un compromiso que asumen la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Rosario, la Cámara de Supermercadistas, los Mercados productores de Frutas y Verduras de la Ciudad, organizaciones sociales y ambientalistas en donde todos juntos colaborarán con la reducción de desperdicios alimenticios y promover la seguridad alimentaria y el cuidado del medio ambiente.

Cecilia Mijich comentó a la prensa que se intenta trabajar con los restaurantes para que se promueve el hábito de que “los clientes pidan lo que sobra, lo que no se aprovechó en la cena o almuerzo y se lo puedan llevar”, con respecto a este tema, “a nivel nacional hay un vacío en cuanto a la garantía del donante, y que no existe una ley que respalde a quien quiera donar alimentos a entidades que lo necesiten

La funcionaria reconoció que el gran desafío es cambiar la cultura en los usos y costumbres del consumidor. “La guía te da tips prácticos de cosas que se pueden hacer cotidianamente para ordenar tanto las compras, prestar atención de las fechas de vencimiento real y de consumo preferente de los productos, así como ordenar los alimentos en la heladera por intensidad de frío y acomodar en el cajón frutas y verduras para un mejor aprovechamiento”, detalló. La guía cuenta con recetas para usar frutas muy maduras o reutilizar alimentos que han sobrado.