Los métodos ancestrales de construcción de casas han ganado terreno en los últimos años. Los arquitectos se han inclinado por el estudio de la ecología y los beneficios de emplear el adobe como elemento constructivo para hacer casas sustentables. Mar del Plata es la nueva ciudad que tiene una legislación que promueve y aprueba la construcción de casas con adobe.

En nuestro país son cada vez más los municipios que se inclinan por la construcción en adobe, Santa Rosa (La Pampa) es la primera ciudad capital de una provincia en aceptar la construcción de adobe, luego se le sumaron Winifeda y Colonia Barón, en los últimos meses las legislaturas de Bahía Blanca, El Bolsón, San Martín de los Andes, El Hoyo (Chubut), Cachi (Salta) y Chajarí (Entre Ríos) aprobaron sus respectivas ordenanzas para promover la construcción en adobe.

Las casas de adobe suponen un cambio de paradigma en los métodos constructivos ya que se nutren de tierra cruda y optimizan al máximo los distintos beneficios de ese elemento, fresco en verano y templado en invierno. Además se construye con neumáticos, botellas y toda clase de elementos reciclados. Las casas de adobe suelen tener terrazas verdes hechas bajo los conceptos de la permacultura. Estas casas suelen aprovechar la luz solar al máximo y el agua de lluvia. Se trata de casas que alientan la idea de la independencia energética.

Para explicar el proceso que derivó en la nueva legislación en Mar del Plata, el experto en construcción en barro Rodolfo Rotondaro (profesor de la Fadu-Uba e investigador del Conicet), explica a la revista El Hortícola: “En el año 2010 comenzó la demanda de construir viviendas con ventajas ambientales que colaboren con lograr una menor contaminación y una reducción del efecto invernadero (que genera la fabricación de varios materiales de construcción convencional). Y al tener menores costos, resulta accesible a las clases medias y bajas”.

“Empezamos a investigar y al tiempo surgieron grupos empíricos de autoconstrucción. Fue un caldo de cultivo que sirvió para que estas ideas florecieran y se llevaran a la práctica en varias ciudades”, explica Rotondaro. Luego de comparar estudios y con la participación de la Cooperativa Caminantes y la Estación Permacultural de Mar del Plata, el Concejo Deliberante aprobó la ordenanza que declara de interés municipal la construcción con adobe. “Estamos muy contentos de haber podido concretar esta meta y esperamos que ahora mucha más gente se anime”, afirma Juan Pilotta de la Cooperativa.

La legislación aprueba las diferentes técnicas de construcción, con bloques de adobe, fardos de paja, tierra comprimida, paja encofrada, entramado con listones, técnicas con materiales reciclados como paredes de neumáticos, relleno con PET y terrazas verdes. La ordenanza destaca que “siempre que se trata de construcciones realizadas utilizando tierra cruda en climas húmedos como es el caso del Municipio de General Pueyrredón, es sumamente recomendable la utilización de sobrecimientos y aleros adecuados para minimizar la exposición de las superficies exteriores a las condiciones climatológicas extremas”.

Mar del Plata, junto con distintas ciudades de nuestro país se posicionan a la vanguardia de una tendencia que comprueba que una forma más amigable y natural de construcción es posible y que sus beneficios además de económicos representan un cambio de vida apoyado en el cuidado del medio ambiente y en el aprovechamiento de los recursos naturales.