El año pasado, General Motors incorporó la versión sedán de su mediano global Chevrolet Cruze. Desde aquel momento hasta ahora ganó buena aceptación tanto en la Argentina como a nivel mundial, ya que se trata del auto de Chevrolet más vendido a nivel global y, sin duda, es el referente del nuevo lenguaje de diseño de la marca.  
Una de las claves de su éxito es que ofrece un razonable nivel de equipamiento, buena calidad de construcción, un comportamiento satisfactorio y un confort interesante para quien busca un mediano racional. Hoy aparece la versión hatchback de 5 puertas que se diferencia del sedán por ser nueve centímetros más corto en su carrocería pero con la ventaja de ofrecer cuatro centímetros más de altura en las plazas traseras y tres menos de largo.
Respecto del diseño se lo ve sólido, moderno y digno de representar a General Motors en todo el mundo. Se destacan una generosa distancia entre ejes, un baúl de 413 litros y llantas de 17 pulgadas en la versión LTZ. En el sector delantero se luce el sello global de la marca: la parrilla dividida en dos, con una línea horizontal en el medio que contiene el logo dorado de Chevrolet. En el interior se puede apreciar un estilo innovador, y en la versión full incorpora gran variedad de apliques metálicos. El espacio es amplio, y sólo se percibe más cómodo en las plazas traseras. Los materiales son de calidad satisfactoria en general, aunque algunos plásticos no transmiten tanta solidez como el resto del conjunto. La postura frente al volante que ofrece este hatch es muy cómoda, ya que la pedalera tiene una profundidad correcta y el volante doble regulación; asimismo, la butaca contribuye con buena sujeción y ergonomía. Todo está a mano, y el grip del volante es digno de mención. Los comandos de la consola central están bien distribuidos y tienen un tamaño adecuado, al igual que el display superior, que brinda información sobre climatización, audio y configuraciones. Por el lado del equipamiento, hay que decir que el nivel es bastante alto respecto de lo que ofrecen otros vehículos del mismo rango de precios.
En el aspecto de las motorizaciones, aparece el naftero 1.8 de 141 CV de la familia Opel Ecotec. Con distribución variable, se muestra suave y progresivo. Los consumos son lógicos para su cilindrada. La transmisión es automática de seis con un selector que permite accionamiento manual. Los datos de performance hablan de 11,7 segundos para la aceleración de 0 a 100 km/h y de una velocidad tope de 186 km/h. Respecto del comportamiento dinámico, las leves inclinaciones en curva se deben a un sistema de amortiguación orientado al confort. Su terreno predilecto son las rutas, donde nunca se desconecta el control de estabilidad. En ciudad, en cambio, los neumáticos pueden llegar a mostrar cierta dureza por su perfil bajo.
Los candidatos a competir con el Cruze hatch son el Ford Focus, Peugeot 308  y el Renault Mégane III.  El precio del Cruze es de los más altos del segmento, pero también ofrece una buena relación costo/beneficio, así como novedosos parámetros de equipamiento y seguridad. Durante el mes de noviembre, los precios de lanzamiento de las diferentes versiones del nuevo Chevrolet Cruze 5 son: $115.290 (LT), $ 136.400 (LTZ con caja manual) y $ 144.990 (LTZ con caja automática secuencial).