El cura Brochero ya es santo. Con la presencia de miles de argentinos, el Papa Francisco desde el Vaticano este domingo canonizó al llamado “Cura Gaucho” El primer santo nacido y criado en Argentina movilizó a miles de almas, e inspiró a cinco vecinos de Tostado (Santa fe) a recorrer a pie 700 kilómetros hasta Villa Cura Brochero para asistir a la celebración en el pueblo donde el flamante santo hizo toda su obra.

Cinco vecinos de Tostado, portando una imagen de la Virgen de Luján caminaron 700 kilómetros desde esta localidad santafesina hasta Villa Cura Brochero. Esta peregrinación comenzó el 18 de septiembre y concluyó este fin de semana cuando arribaron a la localidad serrana. La devoción hacia José Gabriel del Rosario Brochero, tal el nombre del santo gaucho movilizó a estos amigos tostadenses.

Fueron 27 días, siempre peregrinando, caminando, trabajando todo el tiempo y también visitando algunas parroquias, visitando enfermos en los hospitales, presos en las comisarías, y demás”, comentó al llegar a la Villa, José Biazoli, uno de los peregrinos.

Ni siquiera el temporal que azotó durante la noche del sábado la región serrana pudo desanimar a los 30.000 fieles que se congregaron para presenciar la transmisión en vivo de la canonización desde el Vaticano.

Papa y Santo argentinos, acaso esta comunión no vuelva a repetirse en la historia, por esta razones, el hecho cobró una especial trascendencia. Familias y devotos de todas partes del país se unieron en un sentimiento de emoción que recorrió todo el valle de Traslasierra. La transmisión televisiva -que era transmitida en pantallas gigantes- comenzó a las 5 AM, y los peregrinos que recorrieron los 700 kilómetros no pudieron controlar las lágrimas por haber llegado y ser partícipes de este momento que quedará para la historia.

“Fueron más de 700 kilómetros, dormíamos según la providencia de la virgen. A veces éramos mendigos y otras veces éramos reyes. O nos daban camas tendidas o nos tocaba dormir como podíamos, y lo que es el tema de la comida, la gente siempre algo nos acercaba, y así hemos venido peregrinando todo el tiempo”, concluyó Biazoli. La ceremonia papal tuvo una enorme significación para todos los habitantes de Villa Cura Brochero, su líder espiritual ya es santo.