Medios locales de Capilla del Monte difundieron durante el fin de semana una serie de fotografías de un desmonte en las que se observaba la presencia de oso melero muerto, el cual habría sido hallado donde se realizaba el trazado de una calle.

La Policía Ambiental labró un acta a la Municipalidad por presunta falta de autorización. Luego confirmaron que se intervino el lugar a raíz de una denuncia de vecinos, pero aclararon que según la documentación presentada por el municipio local no se trató de un desmonte.

El oso melero se encuentra en peligro de extinción, motivo por el cual se generó un gran interés en redes sociales. “El viernes a la tarde recibimos la denuncia por un presunto desmonte. Según la documentación que presentó la Municipalidad, no se trataba de un desmonte sino de una apertura de calles dentro del ejido urbano que estaba contemplada en los planos de la dirección de Catastro. Incluso, en el sector había apenas un pajonar y no se detectó la presencia de bosque nativo”, dijo a La Voz el director de Policía Ambiental Adrián Rinaudo.

Los agentes de policía Ambiental vieron que estaba muerto desde hacía cuatro o cinco días, no es que había sido atropellado por una máquina. Por ello se labró un acta y el lunes corroboraremos que la documentación presentada por la Municipalidad sea la correspondiente. Si todo está en orden, podrán continuar las tareas para la apertura de calles”, agregó.

Rinaudo indicó que los osos meleros “están apareciendo con más frecuencia. Estimamos que tiene que ver, en parte, por los desmontes, pero principalmente por el cambio climático, por el calentamiento global”, explicó al recordar dos recientes hallazgos en Cosquín y en Monte Cristo.