La ruta es espléndida a esta altura del Corredor Azul, saliendo de Puerto Santa Cruz y cuando está a la vista Comandante Luis Piedrabuena. En sus comienzos, todos lo conocían como El Paso, por Paso Ibáñez, y se accedía cruzando en una balsa. Hoy hay un puente. Había un micro que unía Piedrabuena con Puerto Santa Cruz una vez al día. “Fue uno de los últimos actos de gobierno de Arturo Illia, antes de que lo sacaran del gobierno”, recuerda Marco Marinkovic, ex legislador e intendente puertosantacruceño convertido en minucioso historiador. Y hay que estar en estos lares para entender cómo cambió la vida de estos pueblos un puente. “Antes había que esperar media hora la balsa para cruzar el río y lo mismo al volver. Los chicos venían a Puerto Santa Cruz, a la escuela, como  pupilos. El puente tendrá unos cuarenta años. Piedrabuena dependía para todo de nosotros, porque los buques llegaban a nuestro puerto, dejaban las mercaderías y luego se trasladaban hasta allá”, añade Marinkovic. Y si existe cierta competencia en y entre pueblos, que la hay, la hay, Marinkovic cuenta que el siglo de vida del Club Sportivo Santa Cruz, fundado un 26 de mayo de 1911, fue el puntapié inicial para despertar el ánimo futbolístico en la región y que le dio también la fecha del Día del Deporte Provincial en Santa Cruz. El Sportivo es el que más campeonatos lleva ganados y uno de los primeros clubes del país en jugar a nivel internacional, cuando en 1913 el equipo de entonces se trasladó en un barco hasta Punta Arenas, en Chile, para disputar un partido. Su apodo es Los Verdes (tal es el color de la camiseta) su nombre y su estirpe de un siglo es el nombre de la copa del Torneo de la Liga Centro de 2011: “Centenario Sportivo Santa Cruz”. Lo colosal es que como su origen fundacional con padres de familias inglesas mantenía cierta alcurnia, en algún momento “hubo cierta segregación con la gente más sencilla -recuerda Marinkovic-, no dejaban jugar a unos chicos y se escindió el club y se formó uno más popular, unos doce años después. El Atlético, (el Club Atlético de Santa Cruz). “La camiseta lleva colores como la bandera italiana”, recuerda el historiador amateur en diálogo con El Federal. Y si Puerto Santa Cruz tiene dos equipos históricos, Comandante Luis Piedrabuena tiene los suyos: Júpiter y El Argentino del Sur. El primero es el más “careta”, si se quiere, dicen algunos. Y el otro el más popular. Hacia allá vamos, cuando desde la ruta se ven coloridas y prolijas las casas junto al río de Luis Piedrabuena. Una seguidilla de carteles en fondo blanco anuncia: En 2011 Vuelve K. Uno, otro y otro más. Hace más de un año que acompañan junto a la banquina de la ruta 3 para entrar a Comandante Luis Piedrabuena y en la avenida principal, una gigantografía muestra en tamaño baño tres rostros sonrientes. A la presidenta, Cristina Fernández, al gobernador santacruceño, Luis Peralta, y al intendente local, José Ramón “Pepe” Bodlovic. Un mural atrae todas las miradas, por el trabajo desplegado por los artistas: él, correntino, y la mujer, platense, quienes relatan y homenajean la gesta de los jóvenes que dieron la vida en Malvinas. Y, al finalizar el bulevar, otra figura subyuga por su expresión y sentido autóctono. Es Papá Noel que se conduce en un trineo tirado por guanacos, el camélido americano que habita en casi todo el mapa y autóctono de aquí. Daniel, desde la Oficina de Turismo de la ciudad, le cuenta a El Federal que cada 23 de diciembre, los niños del pueblo depositan sus cartitas con deseos y sueños en un buzón especial ubicado a los pies del “Señor de los Sueños” (Papá Noel) y ¡algunos de esos sueños se cumplen! La ciudad invita a recorrerla a pie, en auto o en bicicleta. Arquitectura, bulevares floridos y homenajes a la madre por doquier. Pero hay un Parque Temático único en el mundo en homenaje a un grande: Dante Quinterno. El autor del Patoruzú. Continuará.