Se trata de una empresa fundada en 2017 en cooperación con el instituto israelí Technion y la incubadora The Kitchen, que ya obtuvo fondos de 14 millones de dólares para el desarrollo de este ‘minute-steak’, un pequeño bife generado a partir de células de vaca, que espera evolucionar a un próximo modelo, un corte más grueso, y llegar a la fabricación a gran escala.

Desde la compañía israelí aseguran que la carne cultivada en laboratorio es más sana que la carne animal, ya que puede recibir la cantidad adecuada de nutrientes, no hay necesidad de agregarle antibióticos y es monitoreada en una incubadora.

Además, destacan que se trata de un alimento sin sufrimiento animal, es decir, que no se necesita matar a una vaca.

Esta pequeña cantidad de células sirve como base para sacar más y más células y a partir de estas células creamos diferentes tipos de células que forman parte del corte del músculo que es realmente el steak que estamos comiendo”, explicó la doctora Neta Lavon, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Aleph Farms, según informa Infobae.

Aleph Farms busca que su novedoso producto llegue a los restaurantes como prueba hacia el 2021, para luego poder lanzarlo oficialmente en 2023.