Que viva el color. Recorre ferias americanas en busca de carteras. En su taller del porteño barrio de Montserrat las limpia y después las interviene pintándolas a mano. Comenzó en 1999 y al día de hoy, la artista plástica Alejandra Raimundo (40) lleva hechas unas mil carteras. Cada una es una obra de arte única: las firma y les pone un nombre. Hizo series de barcos, de pingüinos, hasta una erótica. “Nunca me repito porque me aburro”, comenta. Además, Raimundo da clases de pintura en su taller y tiene experiencia en trabajo social. Sin dudas, su búsqueda pasa por hacer revivir objetos olvidados, llenándolos de vida y color. Las carteras son tan singulares que dan ganas de colgarlas de la pared, en vez del brazo.

 

Contacto: (011)4304.4593 / 15.6525.8548 / carterassingulares@yahoo.com.ar /