Fuente Sitio Andino

La Cooperativa de Recicladores de Mendoza (COREME) cumplió el sueño de inaugurar una planta de reciclaje propia, en la cual podrán almacenar, procesar y comercializar los productos compactados para que las industrias se los compren sin intermediarios.

Hasta ahora, trabajaban de forma individual, cada uno en su casa y sin los cuidados de seguridad e higiene necesarios para operar con basura. “Hacíamos todo a pulmón y para la gente parecíamos fantasmas en la calle, nadie nos miraba ni tenía en cuenta”, relatan.

Desde hace dos años, comenzaron a recibir el apoyo de la municipalidad de Las Heras, que donó un terreno del parque industrial del departamento mendocino para construir el galpón, de la empresa Danone, que aportó la maquinaria, y de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), que brindó la logística y firmará un convenio por el cual entregará a la Coreme la recolección de los residuos del campus.

Gracias a esta planta de reciclaje ahora los cartoneros agrupados conseguirán cumplir con 3 objetivos fundamentales para ellos, pero también para la provincia y la totalidad de los mendocinos. El primero es poder trabajar en blanco, con obra social y aportes jubilatorios. El segundo tiene que ver con la defensa del precio de sus productos y el último significa la limpieza de las calles de la ciudad en la lucha contra la contaminación reinante.