Esta semana la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores se manifestó frente al Monumento al Trabajo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para denunciar un proyecto del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño que pretende la privatización del servicio de reciclado que realizan más de 5500 trabajadores unidos en cooperativas. 

Las cooperativas de reciclado, y sus trabajadores, cartoneros-recicladores son a ciencia cierta un verdadero equipo de ecologistas urbanos que realizan una tarea de destacada importancia medioambiental. Las cooperativas reciclan por día 700 toneladas de residuos, formando una sólida estructura de trabajo que permite que casi todos los RSU de la Ciudad (Residuos Sólidos Urbanos) sean reciclados a diario. 

La primera alarma que sintieron los recicladores fue cuando el Director General de Reciclado, Lucas Peverelli, presentó la renuncia a su cargo, en estos terminos: “Motiva la presente renuncia, las diferencias manifiestas sobre el destino y proyección del Servicio Público de Recolección Diferenciada de la Ciudad de Buenos Aires, y mi convencimiento personal de que continuar con esta política pública, y desarrollar el servicio de recolección diferenciada con integración social, es el camino que debemos seguir como gobierno”.

El Ministerio de Medio Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, para llegar a la Basura Cero pretende hacer modificaciones en el sistema de reiclado, modificaciones que no incluirían a los trabajadores recicladores cooperativistas. Por este motivo, el miércoles último decidieron manifestarse para hacer ver su oposición a la idea del gobierno porteño de no incluirlos. 

Los manifestantes se concentraron a las 11 en el Monumento al Trabajo de Paseo Colón e Independencia para marchar hasta el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, en Martín García y avenida Regimiento de los Patricios.

Estamos todas las cooperativas juntas, hermanadas luchando contra la privatización del sistema de reciclado de la Ciudad”, expresó Sergio Sanchez, Presidente de la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores (FACyR), y conocido además por su amistad con el papa Francisco.

Si no hay cartoneros no hay basura cero, luchamos por nuestro trabajo por todo lo que conseguimos con tanto esfuerzo, hemos pedido una reunión con las autoridades del Ministerio de Ambiente y Espacio Público para pedir la inclusión de los trabajadores no registrados y exigir que las cooperativas sigan funcionando como tal”. 

Las cooperativas que reciclan la basura en la Ciudad de Buenos Aires son: Cooperativa El Álamo; Cooperativa Recuperadores del Oeste; Cooperativa El Ceibo; Cooperativa Las Madreselvas; Cooperativa Amanecer de los Cartoneros-MTE; Cooperativa Baires Cero; Cooperativa Alelí; Cooperativa Reciclando Trabajo y Dignidad; Cooperativa Primavera; Cooperativa El Trébol; Cooperativa Cartonera del Sur; Cooperativa Recolectores del Oeste y la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores. Hay 5.500 trabajadores registrados y según Sanchez, hay otros 5000 más que aún no lo están. “No podemos hacer nada por ellos porque el gobierno de la Ciudad no tiene un programa de inclusión social”.

“Los trabajadores cartoneros no vamos a permitir esta estafa, porque el servicio de reciclado lo pusimos en pie nosotros con mucho sacrificio y sin derechos. Los cartoneros y cartoneras, que separamos más de 700 toneladas diarias de reciclado somos la única barrera a la crisis ambiental que implica el enterramiento indiscriminado y ahorra millones de pesos del presupuesto de la ciudad”, concluyó el Sergio Sánchez. En una ciudad que se pretende verde, una de sus prioridades debería ser la de mantener a este equipo de recicladores que permiten que todos los RSU se reciclen, evitando que esta basura aumente los residuos que llegan a los Centros de Disposición Final del CEAMSE todos los días.