La empresa australiana Prodengin desarrolló una casa rodante y extensible que incorpora paneles solares para capturar energía en cualquier lugar.

Esta creación lleva el nombre de ‘SEED’ (Solar powered expandable eco dwelling) y se trata de un sistema de vivienda que cuenta con todos los beneficios que puede tener una casa pequeña, y más. Sus usos pueden ser múltiples, tanto como residencia, como para los mercados recreativos o humanitarios, ya que es fácilmente transportable.

Es importante mencionar algunas caracteristicas como su bajo consumo de combustible, sus ventanas que permiten una visión de 360 grados, lo cual optimiza la utilización de la luz de día para iluminación, y su opción para recolectar el agua. Además, cuenta con ocho patas de estabilidad que mantienen el dispositivo encima del suelo con muy pequeñas áreas de superficie en contacto con el suelo.

Su objetivo es revolucionar el mercado de la construcción de casas, teniendo en cuenta el incremento de la conciencia sobre el cuidado del medioambiente, reflejada en el número de propietarios que en el momento de adquirir su propiedad piensan en el cuidado del ecosistema y por ello optan por viviendas sustentables. 

 

Esta casa puede ser un hogar, una casa de fin de semana, un asilo para refugiados, o una vivienda de emergencia.