El encuentro no figuró entre los que Comunicación de Presidencia elige para difundir, pero esta semana en Casa Rosada se reunieron el Presidente Mauricio Macri, la gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci y el CEO de la minera Yamana Gold, Peter Marrone para definir las inversiones que la empresa hará en la provincia.

Yamana Gold está interesada en realizar dos proyectos mineros en Catamarca, que son fuertemente cuestiondos por organismos ambientalistas, se trata de Cerro Atajo y Agua Rica.

De la reunión participaron además el Ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, uno de los promotores de ofrecer nuestros recursos naturales a empresas extranjeras. Este funcionario es el más férreo defensor de la política de apertura de la minería. Desde que está al mando del área jamás emitió una sola opinión acerca de la contaminación que produce esta industria.

El medio especializado Mining Press informó que esta reunión, de la que poco se sabe a ciencia cierta qué temas se trataron, “fue muy positiva” El CEO de Yamana Gold, afirma este medio, que la empresa destinará 80 millones de pesos para la exploración de ambos proyectos mineros y que aceptarán “las exigencias de estudio de impacto ambiental para hacer una explotación responsable”

La gobernadora de Catamarca es una defensora de la minería como factor de desarrollo en su gestión. Se ufana de tener 17 minas en actividad en su provincia y este año asistió a la Feria Mundial de Minería en Canadá, para hacer realidad su proyecto de hacer de Catamarca el mayor distrito minero de nuestro país.

En esta provincia está la mina Bajo La Alumbrera, considerada un caso ejemplar de cómo un Estado está ausente en materia de controles ambientales, la mina vertió efluentes tóxicos a los ríos produciendo la contaminación del agua.

A pesar de esto, Corpacci va por más. Los proyectos que Yamana Gold explotará en Catarmarca buscan las vetas de cobre, plomo, oro y plata. Extraer estos minerales trae consigo contaminación y daño ambiental.