La localidad catamarqueña de Andalgalá acaba de convertirse en el primer municipio de la provincia de Catamarca en sancionar una ordenanza de prohibición a la minería metalífera a cielo abierto.

Luego de los estudios y tratamientos correspondientes el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad el proyecto que había sido presentado en octubre del año pasado, iniciativa del ciudadano Leonardo Ramallo, a la cual sumaron aspectos de varios proyectos presentados y toda la documentación que existía en el Concejo. 

El proyecto prohíbe la actividad minera metalífera de oro, cobre, plomo, plata a cielo abierto como de minerales nucleares descubiertos o a descubrirse en la cuenca del río Andalgalá. También prohíbe el uso de cianuro y mercurio, entre otros elementos, y toda sustancia química contaminante y peligrosa.

Además, prohíbe el uso del agua de río, vertientes o subterránea para la explotación. También plantea que las empresas serán jurídicamente responsables en caso de daño ambiental.

Según trascendió en medios locales, la medida apunta a proteger el Nevado del Aconquija y a evitar la explotación de Agua Rica, pero no alcanzaría a otros yacimientos como Filo Colorado o Cerro Atajo.