Desde la época de la conquista española, el quesillo es elaborado por pequeños productores de las provincias del norte del país. Se trata de un manjar que se come acompañado con dulce de cayote, nueces y miel de caña.

Catamarca, Tucumán y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) trabajan en forma conjunta para incorporar este producto al Código Alimentario Argentino (CAA), y obtener así la certificación correspondiente del alimento tradicional de la región.

El ministro de Salud de Catamarca, Ramón Figueroa Castellano, indicó que el Departamento de Bromatología de la Dirección de Saneamiento Ambiental de la cartera sanitaria, trabaja articuladamente con el INTA y la Cooperativa de Tamberos Catamarca Limitada (Cotali) con el objetivo de avanzar en la certificación de inscripción definitiva.

“Se efectúan todos los análisis y las presentaciones para que el producto regional tenga la garantía de calidad que necesita el consumidor”, dijo el funcionario.

El equipo de trabajo interinstitucional conformado por el departamento de Bromatología de la cartera sanitaria e INTA Catamarca, se reunió con referentes del ministerio de Agroindustria de la provincia de Tucumán, miembros de la Universidad Nacional de Tucumán y de la Dirección de Bromatología de la vecina provincia a fin evaluar los avances de los resultados obtenidos para lograr unificar el proceso productivo y estandarizar la calidad integral de los productos.

“De esta manera, la provincia de Tucumán se sumará al pedido gestionado por Catamarca para lograr la incorporación del quesillo en el Código Alimentario Argentino”, agregó.