El operativo tuvo lugar en el marco de una investigación judicial que acompañó el Ministerio de Ambiente de la Nación por la cacería de ciervos de los pantanos. El allanamiento se realizó en una casa en la zona de islas en el partido bonaerense de San Fernando, donde se encuentra emplazada la Reserva de Biosfera Delta del Paraná. Allí se secuestraron 700 kilos de carne silvestre, armas largas, dinero en efectivo y un teléfono celular. El sospechoso fue detenido.

En la propiedad se halló una especie de carnicería ilegal con todo lo necesario para faenar y fraccionar carne silvestre. Se encontraron tres frezzers, una mesa de desposte con sierras, cuchillos y balanzas.

Al momento del operativo se decomisaron aproximadamente 700 kilos de carne de animales silvestres, como carne de ciervo de los pantanos lista para su comercialización. También había un ciervo de los pantanos despostado al que le faltaban las patas y la cabeza, y se encontró un cráneo de otro ciervo de los pantanos con 10 puntas, el cual habría sido cazado hace algunos meses.

La evidencia daría cuenta que este negocio ilícito ya se venía cobrando la vida de varios ejemplares de esta especie en peligro de extinción, para la que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible nacional realiza numerosos esfuerzos por proteger.

Asimismo, en la propiedad se encontraron cuatro carpinchos faenados y uno entero recién eviscerado, mulitas, y un gran número de dorados, tarariras y sabalos. Además había aproximadamente 200 kilos de carne vacuna fraccionada en bolsas. También se secuestraron tres armas largas y gran cantidad de municiones, de las que no se presentó documentación.

Realizaron el operativo la Brigada de Control Ambiental del Ministerio de Ambiente, la Administración de Parques Nacionales, el departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina y la municipalidad de San Fernando.